#Columna: Carta a un viejo amigo

#Columna: Carta a un viejo amigo

Carta a un viejo amigo

Me preguntaste hace unos días cómo me encuentro. He de admitir que mi salud y la de mi familia están bien, y menos mal, enfermarse aquí es un riesgo que es mejor prevenir. ¿Has escuchado los pasillos de la muerte? La gente fallece en los hospitales sin ser atendidos. Se escuchan historias terribles, pero no te las repetiré, no es por ello que te escribo esta carta. Lo que sí tiene a mi madre preocupada en estos momentos, y no la culpo, pues con desgracia comparto su pensar. Es el actual gobierno, la maquinaria más sucia que ha logrado hacerse en el poder.

¿Recuerdas aquel presidente que nos gobernó por 8 años? El “Temible”, el hombre del régimen del terror. Pero claro, cómo no te vas a acordar, si ese te hizo exiliar bajo amenazas de muerte. Ahora tiene todo un séquito bajo su figura de Padre Salvador de la patria. Su títere más cercano, no es sino el presidente de la República Bananera. Seguro de esto te habrás enterado por las noticias, ha tenido bastante eco internacionalmente. Ahora somos un icono de vergüenza, por besarle los pies a un genocida, como al mismísimo Dios.

No le ha faltado tiempo a nuestro nuevo y queridísimo gobernante, para hacer sus impúdicas cagadas. Han asesinado a una gran cantidad de líderes sociales, pero como es costumbre, son tomados como simples cifras. A vos que te emputaba que nuestros muertos fuesen tomados como números; a aquello hemos regresado. Y como no es suficiente con matarlos, no ha de faltar el sello personal del “Temible”. Las botas pantaneras al revés, líderes sociales acusados de crueles rebeldes, de apátridas traicioneros y terroristas.

Se rumora que los viejos seguidores de Castaño, están retomando posición política de nuevo en las áreas limítrofes y alejadas. Yo que creía con inocencia, o esperanzado, que el “Temible” los había desmovilizado, pero esa fue otra de sus jugarretas. ¿Quién pensaría que ese costal de huesos y esas gafitas, iba a ser tan brutalmente avispado? La buena noticia es que le están pisando los talones, la mala, es que como todo buen jugador de póker, es tramposo. Ha encontrado maneras de evitar a la Corte Suprema. La ley está a la disposición de él, a sus pies. Los testigos caen muertos tan rápido como aparecen… Ni modo, si no le mata la enfermedad, nos va a terminar matando a nosotros como un cáncer.

Por otro lado, los ricos cada vez son más ricos. Los pobres cada vez más pobres. Los bandidos salen de la cárcel y ocupan cargos sumamente poderosos. Esta patria es tan infame, siendo un nido de ladrones con doble moral, y cada vez empeora. Pero para qué te lleno esta carta con obviedades, vos ya sabes cómo es nuestro amado país.

Quizás solo sea un sueño, pero soñando se llega a algún lado

A pesar de todo, aún hay gente construyendo la esperanza y las calles se agitan cada vez más. Esperemos que llegue aquella revolución que tanto anhelas; pero no la de Fidel, ni la de Chávez. Sino la del anarquismo, donde la gente sepa que la tierra es de ellos, de todos; no de unos pocos. Espero poder vivir para presenciar aquel día, y que vos estés acá con nosotros, disfrutando de tal dicha. Quizás solo sea un sueño, pero soñando se llega a algún lado.

Con amor, un viejo amigo tuyo.

 

 

Comments

comments

Leave a Reply