Con los Cayos pero sin agua

Con los Cayos pero sin agua

Los archipiélagos de San Andrés, Providencia y Santa Catalina y los cayos cercanos son históricamente conocidos por todos los colombianos como parte del territorio nacional y más que eso, uno de los destinos turísticos más visitados por cada uno de nosotros en temporadas vacacionales. Quienes no viajaron en la excursión sus hermosas playas, en vacaciones familiares, como plan romántico con la pareja o porque no visitaron algún familiar lejano en la Isla.

Este es uno de los temas que más preocuparon a los colombianos estos últimos días, incluso la posibilidad de perder la soberanía sobre estas tierras fueron el desvelo de más de uno de nosotros; imaginarnos verlo como un destino turístico internacional sería algo con lo que difícilmente nos familiarizaríamos. Aquí veremos los pros y los contras de la decisión tomada por la corte internacional de justicia esta mañana 19 de noviembre.

Desde la colonia, la independencia y incluso en el siglo XIX las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina han estado en jurisdicción inglesa, española, centroamericana y colombiana, desde aquellos momentos se ha peleado por sus límites y soberanía absoluta. En 1928 se firma entre Colombia y Nicaragua el tratado Esguerra – Barcenas, en el cual se establece la soberanía colombiana sobre estas Islas y cayos, y se fija el meridiano 82 como límite entre ambos países por interpretación colombiana; sin embargo, en 1969 Nicaragua desconoce el tratado al este ser firmado bajo intervención militar estadounidense en Nicaragua y ser considerada por ellos como ventajosa para Colombia. A partir de ese momento se han hecho varios reclamos por parte de Nicaragua a Colombia tratando de anular dicho tratado.

En el 2001 Nicaragua presentó una denuncia formal ante el Tribunal Internacional de Justicia de la Haya, reclamando los territorios al oriente del meridiano 82, e incluyendo el archipiélago de San Andrés. El 13 de diciembre de 2007, este tribunal reconoció plena soberanía de Colombia, sobre las Islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, pero dejó abierto el tema sobre la demarcación de la frontera marítima en el meridiano 82 y la soberanía de alguna de las dos naciones sobre los cayos Serranilla, Quitasueño, Serrana, Roncador y Bajo Nuevos. Hoy, la Corte Internacional de Justicia determinó  la soberanía colombiana sobre los cayos de Roncador, Albuquerque, Quitasueño, Serrana, Bajo Nuevo, Cayo Bolívar y Serranilla, Sin embargo, determinó también que se amplían los derechos nicaragüenses sobre las aguas hasta 200 millas náuticas, exceptuando las islas y los cayos, esto quiere decir que Colombia gano soberanía terrestre sobre las islas y los cayos pero perdió 200 milla náuticas (territorio marítimo) que afectara muchos de los isleños que viven de la pesca y la exploración.

En cuanto al fallo podemos conocer puntos en contra y a favor, entre ellos se pierde gran porción de mar importante para nuestro país; es una decisión que a largo plazo puede ocasionar problemas con Nicaragua, si este no respeta la decisión tomada y sobrepasa los límites fronterizos; esta decisión no incluye apelación, en ese sentido Colombia le corresponde atender a este fallo y es un triunfo diplomático por parte de Nicaragua, el cual desde hace mucho tiempo estaba decidido a revocar el tratado. Colombia queda con un sin sabor al respecto y un sentimiento de pérdida y los más afectados en este suceso son las personas que viven de la economía marítima en las Islas, sin embargo, podemos contar con que este destino turístico es aún nuestro y para aquellos que no lo conocen aún están a tiempo de visitarlo y maravillarnos con sus exuberantes paisajes.

Comments

comments