DBlackhand Design Studios 2.0 – La firma contundente

DBlackhand Design Studios 2.0 – La firma contundente

DBLACKHAND

Hay muchas maneras de generar un cambio a través del arte. El diseño puede ser una herramienta generadora de contenido vanguardista. Esta es una de las propuestas de Jhonny Núñez, un diseñador gráfico de 30 años que ha dedicado parte de su carrera a la creación de la firma DBlackhand Desing Studios 2.0. Este egresado del Instituto Departamental de Bellas Artes de Cali propone una nueva concepción del diseño en Colombia.

¿Qué es DBlackhand Design Studios 2.0?

Es un nombre arbitrario que he creado. Como un juego de palabras en inglés. No tiene un significado específico. Lo escogí cuando estaba en la universidad y la gente empezó a llamarme así desde entonces.

¿Qué propone la firma?

Studios 2.0 es una propuesta diferente, novedosa e ingeniosa. La gente puede encontrar vanguardismo en el diseño, sin ningún tipo de ánimo comercial. Algo totalmente diferente a lo que se ve en el escenario colombiano ─donde manejamos una línea de tendencia europea─. Lo que pretendemos es generar tendencia mostrando el estilo gráfico de una línea sofisticada.

¿Cuál es el estilo o técnica a la hora de diseñar?

Manejo la línea de diseño ‘METRO’. Un estilo plano, geométrico, de líneas finas, propuestas con colores muy llamativos para atrapar al público de la generación electrónica, que está surgiendo cada vez más.

¿Qué o quiénes te han influenciado en el diseño?

Es una pregunta que ni yo mismo me he respondido. Cuando pienso que una persona me inspira lo suficiente, investigo en internet, compro un libro, voy a una exposición buscando una persona que me genere más impacto que la anterior. Aunque los que más han influenciado mi trabajo son ilustradores de comic profesional como Stan Lee. Sea como sea siempre estoy muy apegado a los comics. Esos fueron la introducción a la ilustración.

¿En qué otros proyectos has trabajado?

Por fortuna he trabajado en dos continentes diferentes y publicado a nivel internacional. Actualmente soy el Webmaster del periódico español Diary de Tarragona. He trabajado en magazines como independiente. Últimamente me enfoco en exposiciones como el Salón Visual de Bacánika en Bogotá y convocatorias en medios impresos.

Residías en Barcelona. ¿Cuáles son las diferencias, desde el punto de vista personal, con respecto al diseño en Colombia?

Es lo primero que se nota. Desde el mal llamado ‘diseño popular’, que es muy difícil de encontrar allá y aquí abunda mucho. Claro, llegas aquí donde hay un contraste bastante fuerte desde el ángulo del diseño. Es impactante. En España desde las tarjetas más pequeñas hasta los posters más grandes e impresiones a gran formato tienen el mayor profesionalismo. No se trata del nivel económico y sociocultural, sino por la idiosincrasia de la gente. Es muy fácil hacer las cosas bien. Aquí en Colombia el diseño va evolucionando a pasos muy pequeños.

¿A qué publicación internacional aspiras llegar?

Hace un tiempo tuve una experiencia con The New Yorker. Contraté un ‘agente libre de arte’ que se encarga de difundir tu información a grandes empresas. La idea que tenía era sólo centrarme en ilustración. Pero no se puede vivir en totalidad de ello. Hay que diseñar, esclavizarse en un ordenador, maquetando, inventando logos y demás. Intentamos la portada de esa revista, pero es muy complicado. Aunque no lo logramos, llamamos su atención. Y aún sigo trabajando para que mis diseños lleguen allá.

¿Cuál ha sido tu mejor trabajo?

En España tuve una empresa pirata que monté con un chino y un hindú, para hacerle frente a la situación económica. Y en ese proceso, ellos me enseñaron a evadir impuestos en el mercado español. Fui parte de la llamada ‘economía sumergida’. Formé una empresa de diseño freelance y durante los dos primeros años, me fue muy bien. Fue una experiencia importante, ya que tuve la oportunidad de interactuar con clientes de todo tipo. Fue enriquecedor. Me gustaría retomarla.

Comments

comments