De la actualidad y otros demonios

De la actualidad y otros demonios

Colombia cada vez sorprende más a quienes vivimos en ella, con todas las inusuales situaciones de las que nos enteramos tanto por los medios de comunicación como por la diaria cotidianidad. Uno se entera de situaciones como la condena de 6 años hecha a Leder Correa por robarse unos cubos de caldo de gallina, mientras que los Nule, gracias a las rebajas penales podrían pagar solamente 4 años de los 14 que les fueron imputados por los crímenes del carrusel de la contratación, avaluados en 2.5 billones de pesos.

También nos enteramos de que los ilustres congresistas hicieron maniobras oscuras y amañadas a la reforma de la justicia, colgando primates de desproporcionada envergadura y apetito descomunal, porque eso pasó hace mucho rato del grado de”mico”. Inmunidad a procesos disciplinarios, anulación de procesos legales vigentes, son algunas de las perlas pescadas dentro de lo que al parecer sería una “reforma” favorable para nuestros honorables padres de la patria, quienes según pudimos apreciar no tienen reparo alguno en decir, como lo hizo el señor Simón Gaviria, “es que no leí lo que firmé porque estaba de afán”.

Eso nos debe cuestionar, pues los 268 congresistas de Colombia cuestan $27.347’290.402 mensualmente, es decir, $ 328.167.484.824 al año. Eso equivale a gastarse $899.089.000 diarios, lo cual dividido entre los 268 congresistas, nos da un gasto diario de $3.354.810. Eso es una suma exagerada, comparada con los $32’000.000.000 que costarán las elecciones atípicas en el Valle del Cauca, y con el acumulado de $46’000.000.000 del baloto para este mes.

Y ciertamente gastarse $3.354.810  diarios es algo que muy pocas personas pueden llegar a imaginarse, máxime cuando un salario mínimo mensual equivale a $566.700. (Claro está, hay algunos políticos que dicen que con 16 millones mensuales no pueden tanquear 2 carros y quieren más dinero…)

Muchísimo dinero, mucha indignación nacional. Pero se nos olvida que los miembros del congreso no subieron solitos a sus cargos. Fueron elegidos por el pueblo, pueblo que vende el voto por un tamal con Coca Cola, un bulto de cemento y 4 tejas de zinc,  o una caja de lechona con cerveza. Pueblo que piensa con el estómago y no con la cabeza, que se deja engañar por falsas promesas de los candidatos políticos que con promesas enredan a la gente, que llegan lejos en las esferas del poder, no por las labores que hacen sino por lo aceitadas y potentes que son sus maquinarias políticas; polarizando y dividendo a la ciudadanía, que ignora los descomunales volúmenes de dinero que se manejan en la esfera política nacional.

Las elecciones nos tocan como región, las reformas a la justicia nos tocan como nación, y nosotros  debemos despertar y reaccionar ante los abusos que se puedan cometer tanto en la región como en el país. tomando conciencia de nuestras responsabilidades y deberes como ciudadanos para sacar adelante y construir el país que nos merecemos, donde las riquezas alcancen para todos y podamos disfrutar de las mismas, donde no se recorten gastos fundamentales como salud y educación para sostener elementos que abusan de su poder para enriquecerse más a costillas nuestras, cuando somos nosotros los que les pagamos sus salarios, prestaciones sociales y prebendas. Por eso se llaman “servidores públicos”, porque nos deben servir a nosotros, no nosotros a ellos. Nunca debemos olvidarlo.

 

Simón el bobito dijo a la reforma

“te leo deprisa, pues tengo afán”

firmó “sin leer” ni un poquito Simón

y a los colombianos sin pena les dijo

“es que no la leí para nada a conciencia

pues mucho era en el momento mi afán”.

 

Ahora Colombia entera te mira

viendo aterrada cuán irresponsable estás

porque es que para eso te pagan, ese es tu trabajo

no lo olvides jamás

porque eso de firmar sin leer documentos importantes

es un acto de horrenda irresponsabilidad.

 

¿O será acaso que Simón el bobito su maña se tira

y un guardadito esperaba alcanzar?

Esperemos que esto se arregle

y que tan atravesada excusa no logre calar

porque con tan mal ejemplo de Simoncito

no nos creas bobitos, no nos van a gobernar!

Comments

comments