El arte y las palabras

El arte y las palabras

Un trabajo hecho a pulso

Un trabajo hecho a pulso

Cómo combinar la creatividad

Para Juliana Cifuentes, como para otros tantos jóvenes, saber qué hacer después de terminar el colegio fue un poco intimidante. Sin embargo, su camino estaba marcado por la Literatura y las Bellas Artes. Poco a poco, su trabajo le permitió combinar dos disciplinas en las que se desempeña muy bien. Hoy es una artista en pleno crecimiento: además de dibujar murales y escribir comparte su experiencia con niños de sexto y octavo grado de bachillerato, para que puedan desarrollar su creatividad.

El camino de Juliana se encuentra altamente influenciado por la cultura catalana, tanto así que ella misma se define como “mitad caleña, mitad colombiana”. En su proceso de formación ha tenido a maestros de la talla de Domingo Rodenas (escritor y micro cuentista), que al ver el talento de  Juliana, apostó por ella luego de leer su blog. Con su asesoría Juliana realizó un libro que cuenta la historia de una niña y un monstruo, en pequeños relatos y con ilustraciones propias. Ahora mismo, tiene tres los libros en proceso de publicación que esperan para deleitarnos.

Actualmente, Juliana comparte en su blog una mezcla de pequeñas historias, con imágenes que van unidas. “Manejo en los micro relatos una imagen que se correlaciona con la historia. Si no se lee el título y no se ve la imagen, no se entiende el texto”. Juliana cuenta que este formato, que comparte con los libros no sólo nace del consejo de Rodenas; sino de su propia forma de expresar el arte. Ella reconoce que debía adaptarse y expresa que nunca pintó; en vez de eso, prefería dibujar, hasta que al darle vida al segundo libro, conoció otra forma, la cual define así: “Las historias de las princesas salieron en acuarela, ahí fue cuando empecé a pintar, eso fue explosión de color por todas partes”.

Luego de aprender esta nueva forma de expresarse Juliana regresó a Colombia, con la esperanza de contribuir al desarrollo de la cultura en la ciudad: “Mi intención era dar un pedacito de mi a mi ciudad, tengo muchas ganas de aportar”. Precisamente está logrando ese objetivo, de 2 maneras. Primero, pintando por toda la ciudad, a su autoría pertenece un mural en el Centro Comercial Unicentro, entre otras obras como sillas, fuentes y cuadros. Y segundo, dando clases en un colegio, su misión dentro de este es impulsar la creatividad de los alumnos, ya que reconoce que “a veces el colegio nos mete en unos cajoncitos muy chiquitos, y la mente no es capaz de salir de ahí”.

Existe una confusa línea que separa las humanidades y lo artístico, pero irónicamente esto ha sido el principal puente del trabajo de Juliana, incluso al ingresar al colegio, no había claridad sobre su papel:  “el colegio no sabía si hacerme profesora de arte o de literatura, estuvimos en ese debate, ya que son mis 2 fuertes”. Sin embargo, Juliana le ha sabido dar el giro adecuado: “la manera en la que dicto las clases de Literatura a los alumnos es a través de la creatividad”. Aunque es una dispendiosa labor, ella está dispuesta a asumir ese reto, lo que sigue para Juliana no es solo seguir enseñando en colegios, sino ir a la Universidad y mostrar su manera de relacionar las palabras con el arte, con el fin de que “La creatividad en vez de castrarse, se enriquezca y crezca”.

Visite algunas de las obras de la artista en: http://julianacifuentes.blogspot.com/

Por Jonathan Rodríguez Troyano

En alianza con periódico El Pueblo

Comments

comments