El Juego de Tronos no es sólo un juego

El Juego de Tronos no es sólo un juego

poster-game-of-thrones-winter-is-coming-poster

Hay una tierra donde un enano es tan poderoso como un rey, un bastardo combate zombis a espadazos, un sacerdote ebrio hace volver a un guerrero de la muerte y una princesa vuela a lomo de un dragón negro: Westeros, la tierra fantástica donde se juega el Juego de Tronos.

LA SERIE

“Juego de Tronos” es tanto una serie de televisión producida por HBO como el primer título de la saga literaria “Canción de Hielo y Fuego” en la que la serie se basa, una especie de “House of Cards” pero situado en la Tierra Media de “El Señor de Los Anillos”. Aunque la serie empezó como la adaptación de un libro por temporada, con el paso de los años fue alejándose más del texto original hasta tener vida propia.

La producción es tan cuidadosa que cada temporada de 10 episodios es como una película de $80 millones de dólares. Ha sido premiada por sus impresionantes escenarios reales (desde castillos en Escocia e Irlanda hasta ciudades medievales en Malta o Croacia), su épica musicalización y un espectacular derroche visual en vestuario y puesta en escena en cada episodio.

  • Por cuarto año consecutivo, ha sido la serie de TV más pirateada del año con un estimado de 14 millones 400 mil descargas ilegales en 2015 según Torrent Freak.
  • En 2015 rompió la marca de la serie de TV con más premios Emmy en un mismo año con 24 nominaciones de las cuales se llevó 12.
  • Los productores David Benioff y D. B. Weiss también escriben muchos de los episodios e incluso han dirigido algunos de ellos. Se rumora que son los únicos a los que el autor adelantó un bosquejo de cómo planea termina la saga en caso de que no alcanzara a escribirla.
  • Aunque hubo muchos millones sobre la mesa, el autor de la saga solo aceptó que HBO adaptara sus libros a la TV cuando sus productores respondieron satisfactoriamente a la pregunta “¿Quién es la madre de Jon Snow (uno de los protagonistas)?”.
  • Cada episodio cuesta entre US$6 y US$10 millones dependiendo de si incluye grabación en escenarios reales, efectos especiales de dragones o vestuario.
  • El lingüista David J.Peterson desarrolló para la serie los lenguajes para las civilizaciones Dothraki y Valiria, que son usados por los personajes cuando no hablan en inglés (o la “lengua común” de los libros).

LOS LIBROS

La saga está siendo escrita por el autor estadounidense George R. R. Martin, un veterano guionista de televisión y de novelas de la ciencia ficción. Habiendo estudiado periodismo, Martin gusta de hacer su trama lo más realista posible, mostrando los hechos desde la perspectiva de cada uno de los personajes involucrados como si fuera una crónica. Por eso cada batalla se percibe tanto como un triunfo como una tragedia, dependiendo del punto de vista del personaje, haciendo que sea muy difícil catalogarlos simplemente como “buenos” o “malvados”.

Por su experiencia en TV, Martin suele maximizar el suspenso usando el recurso del “cliff-hanger”, que consiste en dejar al personaje descubriendo un secreto devastador o en peligro (por ejemplo colgando de un precipicio, de ahí el nombre) mientras el espectador se come las uñas angustiado hasta que el programa vuelve de comerciales o, peor aún, pasan los 8 días hasta el siguiente episodio. Como el autor maneja tantas historias paralelas que de vez en cuando se encuentran, no es inusual que pasen varios capítulos hasta saber si el personaje que corría peligro efectivamente sobrevive o sufrió una dolorosísima muerte, tanto para el personaje como para el lector.

Lo advertimos de una vez porque, a diferencia de J. K. Rowling que sufre cuando debe matar un personaje, George no tiene problema en asesinar brutalmente al personaje favorito del lector, según él para que la trama sea lo más realista e impredecible posible y no porque experimente un placer sádico al jugar así con nuestros sentimientos. Como en la vida real, la puñalada trapera suele venir con más frecuencia de un aliado o familiar cercano que de un enemigo, por lo que el lector siempre está angustiado, paranoico y necesita conseguir el siguiente libro como sea para saber cómo se resuelve el nudo en la trama.

Teniendo en cuenta que en la saga hay mucho más realismo, sexo y violencia explícitos de lo usual en el género de fantasía (Martin cataloga a la saga como “fantasía épica”) es todavía más impresionante lo bien que le ha ido entre los lectores de todo el mundo. Quizá su éxito se deba a que, aunque la magia y los dragones existen, el hilo de la historia lo definen las acciones de personajes con ambiciones políticas y económicas no muy diferentes de las de Donald Trump, Pablo Escobar, Steve Jobs o Hugo Chávez. Como en la vida real, incluso los personajes “malvados” tienen su fanaticada, con la notable excepción de Joffrey. Todos odiamos a Joffrey.

Este realismo se inspiró en hechos reales, específicamente un devastador conflicto en la Inglaterra del siglo 15 conocido como La Guerra de las Rosas, donde las familias York y Lancaster inspiraron a los Stark y a los Lannister. El Canal de la Mancha inspiró al Mar Estrecho que separa a los continentes Essos y Westeros, este último inspirado en las islas británicas. Así mismo, las intrigas, conspiraciones y traiciones retratadas en la saga de novelas históricas Los Reyes Malditos de Maurice Druon sirvieron de modelo a varios personajes de Juego de Tronos, como Cersei Lannister en quien vemos mucho de Marguerite de Burgundy y Mahaut de Artois.

  • La saga ha vendido más de 15 millones de libros en todo el mundo, haciendo a Martin el duodécimo autor mejor pagado en el mundo en 2015 según Forbes.
  • A partir del segundo título, los libros de la saga están en la lista de best-sellers del The New York Times. El quinto volumen alcanzó el No.1 de la lista apenas fue publicado en julio de 2011, rompiendo marcas de pre-venta tanto en físico como en digital.
  • El sexto libro de la saga “Los Vientos del Invierno” (The Winds of Winter) no será publicado antes de la sexta temporada de la serie de TV, según confesó el autor en su blog.

la ñoñosfera

La serie y la saga han sido un completo fenómeno entre los ñoños de todo el planeta, según se evidencia en los millones de publicaciones relacionadas en Pinterest, Instagram, DevianArt y los airados debates y especulaciones sobre la trama (¿recuerdan la pregunta de Martin a los productores sobre la madre de Jon Snow?) en blogs, canales de YouTube y esta misma revista.

Como ya había ocurrido antes con el lenguaje Klingon de “Star Trek” y el Élfico de “El Señor de los Anillos”, los lenguajes Dothraki y Valirio de la serie hoy son aprendidos y hablados con gran entusiasmo por millones de fanáticos en todo el mundo. Su impacto en la cultura popular ha sido tan grande, que las ComicCon han sido invadidas cada año por Cosplayers de personajes como Daenerys, Khal Drogo, Jon Snow o Tyrion. Incluso Obama se refiere a Hillary Clinton diciendo que “Khaleesi viene para Westeros”. Ahora podemos decir que Khaleesi ya llegó. Y llegó para quedarse.

 

Autor: Andrés Meza
Twitter: @ApoloDuvalis
Andrés Meza

Comments

comments