En Contra del Voto en Blanco ¡Aquí si hay con quién!

En Contra del Voto en Blanco ¡Aquí si hay con quién!

encontradelvoto

Las dinámicas actuales de la sociedad colombiana, exige cada vez más una acción decidida y permanente de la ciudadanía, agobiada por la malas decisiones tomadas por su dirigencia política. Durante el 2013, surgieron en Colombia diferentes movimientos sociales, que, cansados de la precaria situación política, social, y económica del país, le han apostado a despertar la conciencia colectiva de los colombianos, que nos permita empoderarnos de nuestro destino. Entre ellos están Dignidad Agropecuaria, El Partido del tomate, Los Emputados, MAIS, entre otros.

El partido del Tomate fue durante seis meses un movimiento que por un lado con su burla al estableciendo político colombiano, generó una esperanza, y la posibilidad como diría Jaime Garzón, “de hacerlo cada vez mejor” y por otro invitaba a que nos tomáramos la política y el país. Sin embargo, el entramado leguleyo de la institucionalidad estatal (CNE, Registradora, etc.) y el afán de reconocimiento y ambición de uno de sus fundadores desvirtuaron por completo la idea noble e ideal de cimentar un movimiento político diferente, realmente nuevo y bueno.

Otro movimiento que ha despertado interés es el apoyo del voto en blanco para las elecciones que se avecinan. La idea es loable y acertada, pero dado los vericuetos de la política colombiana, su aplicabilidad es casi imposible. Para empezar, quienes diseñaron la reglamentación del voto en blanco, fueron los politiqueros corruptos de siempre, determinando todo un entramado jurídico, que hacen que este mecanismo tenga poca efectividad real.

Dice la Constitución: “Deberá repetirse por una sola vez la votación para elegir miembros de una Corporación Pública… o la primera vuelta en las elecciones presidenciales, cuando del total de votos válidos, los votos en blanco constituyan la mayoría. Tratándose de elecciones unipersonales no podrán presentarse los mismos candidatos, mientras en las de Corporaciones Públicas no se podrán presentar a las nuevas elecciones las listas que no hayan alcanzado el umbral.”

Es decir, para presidencia si gana el blanco deberán repetirse las elecciones con nuevos candidatos, en cambio para congreso si el blanco gana, se repite la elección por una sola vez y pueden participar todos los candidatos que ya se habían presentado menos aquellos de movimientos pequeños de los que hacen parte todas las iniciativas “no tradicionales” que no alcancen el umbral, adicional a esto ninguna iniciativa ciudadana nueva podrá organizarse y presentarse porque no existe la posibilidad de recoger firmas. En otras palabras los partidos tradicionales no tendrán necesidad de modificar sus listas, y serán elegidos los mismos de siempre…

¡Aquí sí hay con quien! No son muchos y la verdad por ahora no serán mayoría pero existe un grupo de gente muy buena dispersa en organizaciones que en ciertos casos no son las ideales pero que vale la pena analizar y apoyar, hay para todos los gustos, personas como Claudia López (Verde) o Jesús Chávez (MAIS) para el senado, Juan Fernando Reyes (Liberal) o Eduardo llano (Verde) para la cámara del Valle y ¡ni que decir de la dupla sin antecedentes históricos de la unión entre campesinos e indígenas con Feliciano Valencia y Cesar Pachón a la cabeza buscando la presidencia!

Son opciones válidas de personas honestas, transparentes y conocedoras de la realidad del país, que nos permitirán seguir soñando e insistiendo porque como diría el boricua, “conformarse y dejar de insistir es como ver a alguien ahogándose y dejarlo morir.”

Por Eli Shainer

@TomatePartido

Comments

comments