Entre nosotros, la Folie

Entre nosotros, la Folie

Rosario se transforma

Rosario se transforma

Territorios en Movimiento

 La franja alternativa de la bienal de danza nos mostró esta gran obra

Rosario Jaramillo es actriz de la Escuela Nacional de Arte Dramático de la Universidad Nacional. Es hija del señor Jaime Jaramillo Uribe, considerado el padre de la nueva historia en Colombia. Sus lazos con Cali son fuertes, desde muy niña venía a esta ciudad, sus primeros amores crecieron aquí… En los muros del barrio Santa Mónica conoció a Sandro Romero Rey; a Cárlos Mayolo, con quien recuerda ciertas anécdotas en el teatro Aristi; a Ricardo Duque; y más recientemente a Luis Ospina. Rosario vino a Cali a mostrar un trabajo conjunto que viene trabajando desde hace un buen tiempo, en diferentes teatros del país. Entre Nosotros La Folie, es una puesta en escena donde por medio del erotismo, del movimiento, de los aromas, de la exaltación, de la inhibición, de la embriaguez de lo irracional, reencarnará desde el principio hasta el final la vida y la muerte de su hermano Lorenzo Jaramillo; quien en compañía de Luis Ospina (1992) creó el documental Nuestra Película. Ahí se puede evidenciar -de manera intima- la vida de Lorenzo Jaramillo, las últimas circunstancias del pintor que murió de Sida a los 36 años.

El acento de Rosario es bogotano, ella es efusiva, locuaz y toda una artista. Hugo Ávila (encargado del multimedia) y Santiago Ramírez (su discípulo) organizan el escenario. En el suelo hay un libro de Bladimir Nabukov, Lolita. En la mesa reposan varías botellas de aguardiente, al lado, un recipiente de cristal con aceitunas y dos botellas de Vermú, toda una fiesta, un carnaval. Es viernes en la noche en Lugar A Dudas, ─¿Todos tienen trago?, dice Rosario con un Martini, los invito hacer un brindis por la memoria de Lorenzo Jaramillo. Rosario se quitó la ropa, los proyectores alumbraron con luces de neón el cuerpo desnudo. Bienvenidos, Entre Nosotros la Folie.

A continuación mostramos algunos detalles de la entrevista con Rosario Jaramillo.

¿De qué se trata la Folie?

La Folie tiene que ver con el deseo sexual, con la libertad sexual, con la transformación,   por eso yo me pinto el cuerpo y hago una exaltación de las zonas erógenas. Cuando me pinto la boca, los pezones y la vagina. Al final termino siendo una hermafrodita,  también un Dionisio.

¿Hay todavía mucho tabú frente al desnudo?

Sí, hay mucho tabú, en la televisión los comerciales están incitando a tener un culto por el cuerpo, a tener una silueta ideal. Para mí, desnudarme a una edad madura, con mis cicatrices, con mis marcas  es un manifiesto,  este es el material con el que yo trabajo.

¿Su acto no genera controversia en cierto tipo de públicos?

No, porque lo estamos mostrando en ciertos espacios artísticos, en teatros, museos, o sitios que están ligados con el arte, todo el que se acerca al arte está buscando libertad de expresión.

¿Esta obra es un homenaje a Lorenzo?

Sí, por eso hago el performance, yo siento una gran afinidad por sus pinturas. Él siempre pintó el cuerpo, el cuerpo deformado, el cuerpo expresivo, era un pintor que sentía mucho el cuerpo.

¿Tiene que ver con el homosexualismo de Lorenzo?

Sí, tiene que ver.

Su hermano muere de sida a los 36 años de edad.

Sí, digamos que  su cúspide artística fue de los 30 a 35, por esos años él iba a empezar a hacer una exposición en Berlín.

¿Cómo se vivió el Homosexualismo de Lorenzo en su familia?

Ellos siempre lo respetaron como persona, además siempre lo admiraron profundamente, mi papá y mi mamá fueron unas personas muy cultas, para ellos el problema de que él fuera homosexual no era importante, el problema era que se estaba muriendo de una enfermedad que en ese momento era mortal y que no se podía hacer nada. Ellos no sufrieron por el qué dirán, no, al contrario, todo el mundo lo respetó. Lorenzo fue uno de los primeros artistas que dijo públicamente: “¡Me estoy muriendo de Sida!”

¿Cómo llegaron Ospina y su hermano a realizar el documental? 

Lorenzo y Luis  se habían visto como dos veces en París, eso fue lo bonito, que no eran tan amigos y que fue la última amistad que hizo Lorenzo en vida. La idea del documental la tuve yo. Hicimos una reunión con Lorenzo y a Lorenzo le encantó la idea de realizar el documental y se hizo la película.

¿En el documental se siente nostalgia?

El documental  es una paradoja entre la vida y la muerte, Luis maneja las cosas con gran sensibilidad, no es amarillista. La invitación es a que la gente se acerque a ver una personalidad artística, que vive un trance dramático, el saber que se va a morir a los 36 años de una enfermedad que no tiene cura.

Por José Alejandro Vargas

A través de Periódico El Pueblo

Comments

comments