Fernando Heincke: reinventando la panela

Fernando Heincke: reinventando la panela

FernandoHeincke

Es considerado como uno de los emprendedores más visionarios que ha dado la reciente generación, que a través de su filosofía del “valor agregado” le ha devuelto el atractivo a un producto al que se le asociaba con la pobreza: la panela. Es el fundador y CEO de María Panela, empresa que se ha convertido en un referente de innovación en el país, la cual ha sido merecedora de reconocimientos nacionales e internacionales por su proceso estratégico y su constante reinvención. Fernando ha sido exaltado por la Cámara Junior Internacional al programa TOYP (The Outstanding Young Persons of the World) dentro de los 10 jóvenes (menores de 40 años) más sobresalientes de Colombia en 2012, en la categoría de logros comerciales y económicos. Igualmente ha sido nombrado por la revista Semana como una de las 30 personas más exitosas de Colombia menores de 30 años.

Explíquenos cuál es el “lado sexy” de la panela.

Para entender este concepto empezaré diciendo que la misión de María Panela en resumidas palabras, es ser una plataforma para la gestión del conocimiento. Nosotros desarrollamos una idea y en el proceso empezamos a vincular personas que generen una construcción colectiva para que ella se convierta en realidad. Hemos ido consolidando la propuesta de tener cada vez más socios y menos empleados, todo bajo los parámetros de “Reinventa, re-inspira y recarga”. María Panela es una empresa que se ha encargado de reinventar el agro, de re-inspirar a los que sueñan con emprender y de recargar al consumidor con el valor nutricional de sus productos. Tenemos claro que queremos hacer de lo ordinario algo extraordinario, puesto que consideramos que el principio de innovación está en tomar un producto que ya existe y reinventar su uso.

¿Cómo es su modelo de desarrollo?

El tema que debe importar en el agro, para mí es la generación del valor agregado, mucho más que mejorar la productividad. Las cosas sirven únicamente si éstas generan impacto y se puedanaplicar en la realidad. Los modelos de productividad, el desarrollo de investigación no construyen un mejor país. De nada sirve que una finca produzca más si su gente no gana dinero por eso; si no se les respeta. Nosotros en María Panela generamos un canal directo entre el productor y el consumidor, no siendo intermediarios sino info-mediarios, puesto que le agregamos a los productos valores agregados para volverlos atractivos.

¿Cómo ha hecho su empresa para cambiar la imagen que se tiene de que la panela es un producto para gente pobre?

Nosotros somos una empresa muy pragmática. No hemos tenido el tiempo para realizar grandes estudios, simplemente usamos modelos teóricos. La historia de ese cambio de paradigmas frente al producto inició de la manera más particular. Nosotros lanzamos la empresa en el marco del reinado de la panela, a donde fuimos inicialmente como consultores puesto que se había regado la voz de que éramos unos duros en saber los usos de la panela. Nos llamaron de la Alcaldía de Villeta, solicitándonos que hiciéramos un proceso que involucrara el valor agregado. Entonces propusimos agremiar a los paneleros bajo una marca. Luego lo que hicimos fue muy sencillo: cambiamos la estética del producto, en su empaque y en sus diferentes presentaciones; usamos todos los elementos que propone el marketing y logramos que se viera exclusivo, atractivo, llegando al punto de venderlo a precios superiores en una zona netamente panelera. Ahí descubrimos que todo está en la mente, que sólo se debe cambiar la forma de cómo se presentan las cosas.

panela

¿En qué momento de su vida descubrió que trabajar con panela era lo suyo?

Siempre tuve la intuición de que me iría bien. Mis amigos, mi familia y la gente que me conocía estuvieron siempre en contra de mi idea, porque la veían poco rentable. De hecho se reían, y me preguntaban “¿cómo va tu empresa de la panela?” Creyendo que estaba cometiendo un gran error. Afortunadamente nunca perdí la fe y me basé en el hecho de que producir con panela es muy económico mucho más que trabajar con biocombustibles y demás productos que estaban en auge en mis tiempos universitarios.

¿A qué o a quién le daría clavo y por qué?

Yo le daría clavo a lo que sucede en el agro ya que nadie se está ocupando de los campesinos, puesto que no se les respeta.

Comments

comments