Intolerancia Musical – Defendiendo el perreo

Intolerancia Musical – Defendiendo el perreo

Defendiendo el reggaeton

Antes de defender el reggaetón es necesario hablar de las raíces de este pegajoso ritmo: es un género musical bailable que tiene sus raíces en la música de América Latina y el Caribe y su sonido se deriva del reggae jamaicano, con una alta influencia del hip- hop estadounidense.  Se desarrolló por primera vez en Panamá en los años 70, tomando fuerza a principios de los 90 en Puerto Rico.Este ritmo musical que ha marcado nuestra generación,  que ha sido cuestionado en su mayoría de veces por sus letras sexistas, no es más que una expresión de la realidad de los ghettos de toda Latinoamérica, lugares olvidados por el Estado y la sociedad en general. Si nos ponemos a recapitular podemos decir que algo similar sucedió en su momento con el rap, el jazz o el blues.

El reggaetón en sus comienzos fue un género escaso de letras porque sencillamente nació en la calle; en lugares donde el vocabulario es limitado. Además por ser de origen caribe muchas de sus terminologías utilizadas en sus canciones son propias de una cultura que para los demás países hispanos son muy difíciles de entender. Lo que para ellos perrear es sinónimo de bailar y pasarla bien, para nosotros es una invitación directa al acto sexual.

Sabemos que el reggaetón a lo largo de la historia ha cometido ciertos pecados entre los que se destacan su lenguaje erótico y sus bailes sensuales, actos que para los más puritanos son motivo de persignación. Pero ¿de qué carajos se asombran nuestros padres si a ellos les tocó la época de canciones como Juanito Alimaña y Pedro Navaja que no es que tengan letras muy tiernas que digamos? ¿O qué decir de nuestro clásico popular La Cuchilla de Las Hermanitas Calle, el cual es una oda clara y explícita de matar y arrancar ombligos? Incluso las baladas románticas si les ponemos atención siempre invitan a la cama y a lo prohibido. El problema del reggaetónes que estos mensajes son más directos y crudos, como lo es la realidad de la calle.

Yo defiendo el reggaetón porque muy contrario a lo que la gente piensa no es un género estúpido y vacío. Existen en él canciones malas, así como las hay en el rock, la salsa y el vallenato y no creo que al escucharlo nos volvamos brutos o bajemos de estrato. Todos los que lo critican abiertamente de seguro ni siquiera lo han escuchado bien y se han basado en una o dos canciones y por ellas han emitido un juicio errado.

Lo importante es que este género urbano ya evolucionó, y como pidiendo perdón por sus errores cometidos en el pasado hoy en día trae artistas como JBalvin, Maluma y Pipe Calderón, quienes con nuevas letras en sus canciones, nuevos ritmos y  una imagen diferente, quieren proponer un cambio positivo.Invito entonces a que los críticos se den un paso por este género y lo escuchen y si no les gusta definitivamente apaguen la radio. No promulguemos entre la gente la intolerancia musical. Mejor quedémonos en silencio y que cada loco esté metido en su tema.

Por Libardo Pérez

Twitter: @gigodj

Comments

comments