La evolución del dinero, tercera parte

La evolución del dinero, tercera parte

evolucion-del-dinero-tercera-parte

El dinero-papel es un medio de pago por excelencia, sin embargo, al igual que los medios de pago descritos anteriormente, el mercado pretende sustituirlo y el sustituto más cercano es el dinero plástico, todo lo que tenga que ver con tarjeta débito y crédito.

Paralelamente a la evolución del dinero, emergió y se fortaleció lo que hoy conocemos como el sector financiero y bancario. Ellos, muy lambones, se hicieron responsables de las decisiones del dinero circulante; entonces, hace muchos años, en un lugar que no fue Colombia, se presentó la escasez de dinero circulante, la solución para esto fue el crédito, para facilitar las compras al detalle. No obstante, pasaron siglos para que se emitiera la primera tarjeta de crédito.

La primera tarjeta bancaria fue emitida por Wester Union en el año 1914, pero solo para clientes preferenciales. Entre 1950 y 1951 tanto Diners Club como Franklin National Bank, diversificaron su portafolio con tarjetas de crédito aceptadas en diversos establecimientos comerciales; eran poco rentables para las entidades bancarias, por lo cual desaparecieron rápidamente. En la década de los 60 aparece la modalidad de préstamo en pagos diferidos; y, en alianza con otras entidades se expiden nuevamente las tarjetas de crédito. Es, en este punto de la historia, donde nacen las grandes marcas que hoy conocemos: Mastercard y Visa International.

Entre las razones por las cuales este sustituto se presenta con poderío, podemos encontrar: los altos costo generados por el uso de dinero-papel, es decir, el transporte en carros de seguridad, la impresión y emisión de los billetes, entre otros. Además, el portafolio financiero no solo ofrece dinero plástico en la modalidad crédito; también nos encontramos con la opción de la tarjeta débito, comúnmente usada para recibir el sueldo y funciona a través de un clave que solo conoce el dueño o titular de la cuenta.

En toda la revisión literaria, los expertos comentan que es el último eslabón de la evolución del dinero; pero, otros expertos y yo, argumentamos un rotundo ¡no! Si echamos un vistazo prospectivo del dinero, no es tan loco pensar en bits, chips y transacciones digitales. Por otra parte, algunos países quieren eliminar el dineropapel, como Suecia. Su razón se justifica en la seguridad y la transparencia en las diferentes actividades que se generan en el presente mercado globalizado; en el caso de Japón, los argumentos son diferentes, se pretende remplazar totalmente para evitar una deflación. En el caso de los Pura Sangre (Colombiano aguerrido y encomendado al Señor de los Milagros de Buga), la probabilidad de que el dinero – papel sea sustituido por el dinero plástico, está muy lejos; por varias razones, entre ellas: a la generación guayaba no le gusta en absoluto las tarjetas y mucho menos un cajero, y la corrupción no quiere ser encontrada, evitan en absoluto que los encuentren. Para finalizar, dato curioso: si la SuperFinanciera, Anif o el Gobierno argumentan que “la bancarización ha crecido” ¡créanlo!, o que se manifieste el que no le pagan el sueldo a través de su tarjeta debito (solo aplica para empleados formales).

Comments

comments