La Tertulia como formador de artistas

La Tertulia como formador de artistas

la que es

Por, Carlos Barragán

El museo La Tertulia no sólo es un espacio para la exposición de material artístico y el desarrollo de la carrera de prospectos y artistas consagrados. El museo es, además, una escuela sui generis de formación de público, docentes y realizadores artísticos que, con fuertes vínculos con instituciones educativas, arroja resultados alentadores para el panorama cultural vallecaucano.

En esta perspectiva, el museo alberga actividades para todo público objetivo. Se organizan vacaciones artísticas. Durante dos semanas los niños, de 5 a 12 años, van a aprender sobre pintura, fotografía, expresión gráfica. En las vacaciones artísticas para adultos están presentes otras artes como la serigrafía y foto-serigrafía.

Se cuenta, además, con una sala didáctica en la cual hay varias actividades que complementan la exposición permanente de la colección, donde por medio de actividades concretas, el público se puede acercar a las obras. Los días viernes se programan actividades didácticas y creativas, que les ayudan a entender, por ejemplo, qué es el 3D, por qué existe en el cine, cómo se puede crear una dimensión extra con una gafas. Los niños crean sus gafas, tan solo pagando 2.000 pesos por materiales, lo que hace que el acercamiento se democratice.

En los talleres se maneja el mismo profesionalismo en distintos lenguajes. No se le pueden exigir a un niño tecnicismos académicos. Los docentes provienen sobretodo de Bellas Artes y la Universidad Javeriana. De estos profesionales se nutren los talleres de vacaciones y talleres de técnicas artísticas. La gente pidió un segundo nivel, para profundizar en la teoría y la ejecución de los procedimientos. Los talleres de fotografía ya van en sus cuarto nivel.

Es muy importante mencionar los cursos de formación en artes para docentes. En estos se acerca a los docentes ajenos a la academia artística a las discusiones y los conocimientos propios de la disciplina. Es muy común que en ciertas instituciones educativas, a nivel primario y secundario, se designe a un profesional de otras áreas para brindar las clases de arte. Muchos de esos docentes no tienen la oportunidad de formarse en los rudimentos básicos de la pedagogía en artes y sus derivadas. Esto provoca que muchos de los conocimientos que imparten estén desactualizados o no tengan la calidad mínima para lograr algún efecto positivo en los estudiantes.

La implementación de estos cursos de formación busca generar un herramienta sencilla. Profesores de, por ejemplo, artes visuales de la Universidad Javeriana, vienen y brindan estos cursos: en el primer nivel se les habla de la historia del arte. En el segundo se les dan herramientas didácticas para fomentar la formación de sus estudiantes. El tercer nivel se centra en crear una obra. Una serie de procesos que al final lograrán que los docentes cuenten con los elementos mínimos que les permitan hacerse responsables de una clase que hasta el momento venían dando con más corazón que oficio.

La Tertulia se prepara para los retos multidisciplinares de la formación de público revisando su colección. Para tener un buen compendio de obras, al apoyar este trabajo pedagógico, el museo se prepara para recibir la rotación de la colección permanente. De las 1.500 obras de arte con las que cuenta el museo, solo se exponen 200, en varios formatos, pintura, fotografía, escultura, etc. Se van a cambiar las obras en soporte de papel, las cuales representan el 80% de la colección. El museo tiene un guion montado, y sobre ese guión rotan las obras, lo que permite ver las que habían estado guardadas muchos años. Unas que configuran un aparato de promoción cultural completo, que no descuida ninguna de las aristas que debe tener en cuenta una empresa cultural.

Comments

comments