Las Primaveras del Litio

Las Primaveras del Litio

Foto:Lina Botero

Podrá ser frase de cajón, estar usada y más que utilizada, pero sí señores no hay duda de ello, 15 años no se cumplen todos los días y pasa una sola vez en la vida. Superlitio sonó en vivo en Cali y con un aforo total en el Municipal, Alejo, Pedro, Dino, Armando y Pipe, disfrutaron como niños una entrega más de música a un público con el que crecieron, se dieron a conocer y le ha sido fiel a su sonido y avance musical.

De uno en uno, de dos, de tres fueron llegando los asistentes a lo que prometía ser una eufórica noche, cargada de un sonido “Calidoso” en donde una buena “lulada cósmica” fue el aperitivo perfecto para afinar los sentidos y agudizar el oído para captar cada uno de los sonidos que desde el escenario se construían con cada canción.

Empezaron suave pero seguro, con canciones melódicas que poco a poco fueron envolviendo al pedazo de “Sultana” reunido en el teatro…Ya después llegó lo fuerte, el sonido rebelde y experimental que los caracteriza…“Que Vo´ Hacer Cuando pierda la cabeza que vo´ hacer”, “Ayyy que tú estás envena’o, perro come perro y no le muestres el lao.” ¿Qué si las cantaron todas? ¡Todas! No hubo canción que no fuese entonada al unísono. Un verdadero espectáculo no sólo en el escenario, pues daba gusto ver generaciones diferentes, unidas por el sentimiento de la música, por un “Calidosound” que con 15 años suena fresco, renovado y lleno de vitalidad.

Y como todo gran evento lo devenga, medios de comunicación, periodistas, y emisoras conocedoras de la música de Superlitio, asistieron cumplidamente para trasmitir minuto a minuto todos los detalles de lo que sucedía. Radiónica como fiel emisora seguidora de cultura y defensora del talento musical colombiano, minuciosamente contó cada curiosidad y momentos del concierto.

Jugar de local no es fácil, pues está la responsabilidad y la carga por dejar el nombre de la casa en alto es grande, pero para Superlitio no fue tarea complicada, pues confiados y enamorados de su sonidos, comunicaron ese mismo sentimiento al público que por cerca de dos horas, se conectaron para vibrar, saltar, cantar con una agrupación que un día decidió emprender un camino musical independiente, sin sellos y marcas, para buscar un sonido propio sin esquema alguno, que desafiando el torrente de la industria musical, ha logrado el acto más heroico para un artista: mantenerse, sostenerse y seguir vigentes.

Qué orgullo por ellos, por nosotros, por la música, por los que asistimos a esta fiesta de 15 años. Larga vida, mucha música y muchos pero muchos años más para Superlitio, su sonido, sus canciones y su música. 

 

Comments

comments