Los feos somos más

Los feos somos más

Los Feos Somos Más - Defendemos los Feos

Defendiendo la “otra belleza”

Soy Andrés Martínez, soy feo, y en esta oportunidad defiendo a los feos.No porque se trate de una campaña social en contra del bullying, o porque piense crear un club de apoyo para los menos agraciados, (aunque nos haga falta). No: lo hago por convicción, porque sé que ser feo no es tan malo como lo pintan.

Todos hablan de las desventajas de ser feo, o mejor, de ser un “difícil de mirar”,pero nadie menciona las cosas positivas que tenemos los que no fuimos dotados con demasiado encanto. Empezaré diciendo que los feos somos más, y que el día que nos unamos seremos capaces de dominar a los bonitos, a sus gimnasios plásticos y a sus fotos de perfil  #supercutes.

Pero ser la mayoría en el mundo no es la única ventaja.Por ejemplo, los feos no ocupamos mucho tiempo “arreglándonos”  para salir, ya que de hecho ni siquiera nos “arreglamos”: sólo fingimos hacernos algún cambio frente al espejo y dudamos al escoger algo del clóset como una cortesía con nuestro amor propio. Además si de ser feos somos también gordos, simplemente usamos lo que nos quede, el resto no importa. Los hermososen cambio se preocupan por mantener su reputada belleza, y si algún día se descuidan les dirán que están feos, a nosotros eso no nos pasa, ya que siempre lo estamos.

Somos los más invitados a fiestas y reuniones sociales, pues, ¿quién no se ve genial al lado de un buen feo? ¡Nunca nos preocupa salir mal en la foto de la cédula o en el #Instagram!  Entonces cualquier cambio ante las cámaras será para bien.

Si los feos triunfamos nos ven con admiración y respeto, puesto que saben que todo ha sido por mérito. En cambio, si un guapo se vuelve exitoso, dirán que es sólo por su gracia y encanto. Si una mujer recibe un ascenso de parte de su jefe, los “caninos” calificativos comenzarán a aparecer. Dicen por ahí que “la suerte de la fea, la bonita la desea”.

Los feos no tenemos que preocuparnos por regalos de aniversarios, citas, condones rotos, cachos y esas cosas de pareja, simplemente porque ¡no tenemos pareja! Así es: los feos hacemos parte del selecto grupo de los #ForeverAlone, y habitamos regularmente en la #friendzone. Pero si, por algún error del destino, alguien se llega a fijar en nosotros, sabremos indiscutiblemente que nos amarán por lo que somos y no por lo que aparentamos, ni mucho menos por lo que tenemos (miren mi caso:además de ser feo, soy pobre).

En fin, son muchas las ventajas que tiene una persona que goza de poco encanto. A decir verdad, es mejor ser  feo que ser un man “pitillo” (plástico por fuera y vacío por dentro) o una “chica gancho” que los diseñadores buscan solo para colgarles ropa.

¡Viva la fealdad!

Ilustración por Matías Mendoza

Escrito por Andrés Martínez

Comments

comments

Leave a Reply

*