Los pañuelos del Petronio, boleando sabor

Los pañuelos del Petronio, boleando sabor

Los pañuelos del Petronio

Los pañuelos del Petronio

Lina Naranjo cayó rendida a los pies del Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez, desde la primera vez que tuvo la oportunidad de asistir hace ya tres años. Una ilusión rondó en su cabeza mucho tiempo, antes de verse materializada en trozos de tela de 40 x 40 centímetros. Este año la ciudad tuvo el privilegio de tener a su alcance un artículo de primera categoría.

Lina, estudiante de Diseño Gráfico de Univalle, invirtió parte de sus ahorros en la producción de una serie de pañuelos que rompieron con el estilo tradicional del típico trozo de tela blanca. Los pañuelos estampados a una, dos y tres tintas hacen parte de una serie coleccionable. Son una invitación a recordar el viaje –por tierra, mar y aire– que realizan cada año las Ballenas Jorobadas, las Gaviotas y las Tortugas Morrocoy hasta el litoral Pacífico.

No existe una mejor manera de recordarnos ese viaje, que con un elemento tan importante dentro del festival como lo es el pañuelo, el mismo que la multitud agita en lo alto, al t ritmo de la marimba y los tambores. Para estampar sobre los pañuelos Lina No existe una mejor manera de recordarnos ese viaje, que con un elemento tan importante dentro del festival como lo es el pañuelo, el mismo que la multitud agita en lo alto, al ritmo de la marimba y los tambores. Para estampar sobre los pañuelos Lina eligió la serigrafía, técnica manual que permite la creación de obras únicas: las imprecisiones, excesos de tinta y demás imperfecciones que ocurren durante el proceso de estampado hacen parte de una prenda que nadie más tiene, una pieza con una marca única que da un valor agregado al producto.

La acogida que tuvo su trabajo por parte del público asistente al festival fue una de as grandes sorpresas que llenó de alegría a esta emprendedora. Un éxito rotundo fue lo que obtuvo cuando niños, adolescentes y muchísimos extranjeros se acercaron para comprarlos como piezas de colección, como un homenaje a la población del Pacífico colombiano, a sus costumbres, a su gastronomía y su música.

Lina a sus 27 años de edad cuenta con una trayectoria laboral prometedora. Ha tenido la oportunidad de trabajar con grandes artistas como Esteman, Monsieur Periné, Maite hontelé y Puerto Candelaria, lo que le ha permitido crecer en el campo laboral y desarrollar ese estilo surreal que puede ser apreciado en el diseño de cada uno de los pañuelos.

En la primera colección Lina contó con la colaboración de muchas personas, le ayudaron a sacar las planchas, buscar las telas, experimentar troqueles para el empaque. “Digamos que fue un proceso muy personal, muy empírico en algunos casos”, cuenta la diseñadora. La producción dio como resultado 3 diseños (la Ballena Jorobada, la Gaviota y la Tortuga Morrocoy) que al estar a una tinta y a varias conforman 6 tipos de diseños o variedades. Los pañuelos de dos tintas son hechos en lino y los de una en género.

“Los pañuelos tienen mi firma en una esquinita, vienen empacados de una forma muy particular”, dice Lina, quien espera un futuro lanzamiento de la colección de Pañuelos Ilustrados 2014.”

Comments

comments