No sin mi smartphone

No sin mi smartphone

no-sin-mi-smarthphone-columna

 

Economista, miembro de la asociación de Economistas de Cataluña y de España y miembro de la Asociación de Marketing de España. Es investigador y desarrollador en el mundo del marketing, en el cual asesora a empresas y a ONGs. Escribe artículos y posts en medios especializados sobre Marketing Social, Marketing Gastronómico, Marketing en redes sociales y Digital y Neuro Marketing. También es docente y conferencista.

¿Está preparado para el nuevo marketing?

Pues sí, esto es imparable: el smartphone se está abriendo camino entre nosotros a pasos agigantados. La tecnología los hace cadavezmáseficientes,másmanejables,

más fáciles de usar y también más baratos. ¿Qué resultado tiene esto en la vida diaria de los seres humanos que compartimos esta tecnología? Pues que en principio parece que nos hiciera la vida más fácil. Estos artefactos en nuestras manos cambiaron muchas actividades de nuestra cotidianidad, como por ejemplo en la forma cómo recibimos las noticias las cuales son más inmediatas; o la forma cómo nos entretenemos, ya que ahora podemos jugar con nuestros amigos en tiempo real y a ocho mil kilómetros de distancia. También cambiaron la manera en la que nos comunicamos y nos relacionamos con nuestro entorno. Nos convertimos en SOLOMOS: Sociales, Locales y Móviles. Los smartphones transformaron la búsqueda de la información y claro, también la manera en cómo tomamos decisiones, porque ahora tenemos muchas fuentes, no sólo de las empresas, sino también de otros usuarios y consumidores.

Lo que nos importa a nosotros los llamados marketeros, es que los smartphones cambiaron la forma en la que tomamos las decisiones de compra. Ahora tenemos muchas más herramientas de comparación tanto de precios, calidades, diseños, teniendo en cuenta que las empresas han diseñado y mejorado los canales de compra on-line, en cuanto a seguridad, medios de pago y logística.

Ante este nuevo escenario están apareciendo experiencias de compra que vienen dadas por esta tecnología. Las empresas no deben desaprovechar esta gran oportunidad y deben de empezar a entender que el comportamiento del consumidor está cambiando y por lo tanto, también la manera de fomentar las decisiones de compra hacia la marca y fomentar la fidelidad. Aparece entonces una nueva disciplina que crece como la espuma: el m-commerce, en la que se estudia los aspectos del marketing con la tecnología móvil, entre ellos el comportamiento del consumidor. Por el lado de la demanda aparecen tres figuras, que son dignas de estudiar: El ROPO, el Showrooming y el Reverse Showrooming.

La primera figura consiste en que el comprador busca On line un producto y lo compra en la tienda física, bien sea por inmediatez, por confianza o porque no, porque creer es lo que se “toca”, aunque es un fenómeno mas antiguo que el showrooming, está creciendo con el uso del Smartphone.

La segunda sería al contrario, se investiga of line y se compra on line, sobre todo en aquellos sectores en la que la diferencia de precioentreloscanaleson-lineyoff-linees más apreciable, como pueden ser los viajes, la tecnología y cada vez mas la moda.

Ante este nuevo panorama, las empresas minoristas o retailers deben de cambiar sus estrategias de comunicación y ventas en la tienda. Deben perfeccionar la atención al cliente y hacer que la experiencia de compra esté por encima de la diferencia de precio. Algunas ya han empezado a montar dispositivos digitales para facilitar a los usuarios que entren en sus páginas o en sus plataformas y así facilitarles las compra de sus productos. Otros están permitiendo a los dependientes a que con su smartphone ayuden a los posibles compradores a elegir y a buscar y a generar información de valor. También se hacen descuentos si compran desde el Smartphone artículos de la tienda, es lo que se empieza a conocer como el Reverse Showrooming. Personas que van a la tienda, investigan por su Smartphone o por algún artilugio digital que les haya puesto a disposición la tienda y acaban comprando allí mismo. Lo que si es cierto, es que si un posible comprador, se va de la tienda sin comprar para hacerlo en el canal digital, es fácil que no vuelva.

Comments

comments