Por favor, no lo haga en Facebook.

Por favor, no lo haga en Facebook.

POR FAVOR NO LO HAGA EN FB-WEB 

Llegaron las redes sociales y con ellas una cantidad de comportamientos despreciables, aburridores, tediosos, fingidos y sobretodo ridículos de la gente. Y es que no hay invento que el ser humano no se cague, por esas ganas de querer hacerse notar y sobresalir como sea en cuanto campo le den el chance. 

En principio, las redes sociales fueron inventadas para comunicarse con más facilidad y propiciar un ambiente ameno, en donde uno tuviese la posibilidad de saber cómo están los seres que nos interesan o ver fotos. Y pues hasta ahí todo muy bien, muy bacano: pero resulta que no, no se pudo, ya que la gran mayoría de sus usuarios sacó a relucir sus alter egos de estrellas reprimidas, de divas modelos, fisicoculturistas, poetas y hasta su lado  intelectual.

Entonces es ahí donde cogieron  las redes sociales como plataforma y se aventaron a la farándula y a la fama. Empezaron con messenger, Hi5, Sonico, Badoo, y cuanta red más abrían. No les preocupaba nada más que estar prostituyendo la imagen a costa de hablar o generar interés con cualquier desconocido de cualquier parte del mundo. 

Para enfatizar más en esa extrapolación absurda de estrellas con afán de reconocimiento, hay que hablar de Facebook y todo lo que con él, hemos tenido que aguantar. Porque hay que decirlo; gracias a Facebook esta generación es testigo de los más repudiables comportamientos jamás vistos de una humanidad indigna, misérrima, burda y desvergonzada. Y no, no es culpa deesta red social, ni más faltaba. Es culpa de esa caterva de insolentes que se creyeron estar en la cima del mundo y empezaron a sacar toda esa mala educación que los tiene llevados del verraco y cometiendo cuanto gazapo pueden todos los días y a cada momento.  

Son tantas las guachadas, las salvajadas, que nombrarlas todas, se gastaría por lo menos dos ediciones completas de esta revista que con mucho gusto me dejó exponer mis críticas que no son para nada respetables tampoco. 

El amor se mide en bites de ternura.

Empezaremos por supuesto con los enamorados, que no tienen ningún temor en publicar toda esa ternura, todo ese melcoche y todas esas ganas de gritarle al mundo que sienten mariposas en el estómago. Que lo hagan. Háganlo, sí, háganlo. Pero por favor traten de hacerlo bien escrito, no cambien la letra Q por la K ni digan cosas como: “pechocha”, “te kelo”, “emoxo”, “te amup” y por favor,  No eScRiBaNAsI, ya que  es un insulto al idioma (enserio es tedioso y sumamente repudiable).

Orándole a @Dios

Este llamado es también para los religiosos que le escriben cosas a un dios que debe estar arrepentido de tener una horda de iletrados publicándole frases menesterosas en las que no se sabe si es más ridículo lo que piden o cómo lo escriben.(Entre otras cosas, no más cadenas de Jesucristo, por favor, él murió por nuestras almas y no por los likes).

 “Me gusta” ayudar

Abrimos un campo muy pequeño a aquellas almas regocijadas de piedad, aquellos seres benévolos que fueron enviados con una misión a esta tierra: ayudar a los animales apunta de likesde Facebook. Es que no hay gente que trabaje más pues, no la hay. Eso de estar todo el día publicando y generandolikes, debe ser agotador. Que el perro, que el gato, que el caballo… todos merecen nuestro apoyo.  Pero ojo, estos activistas del click son excluyentes aunque ustedes no lo crean. Jamás veremos en sus campañas de defensa animal fotos de ratas, chuchas ni sapos. ¿Acaso ante los ojos del Padre Todopoderoso todos los animales no son los mismos? ¿Entoncespa’ qué le dijeron Noe que los metiera al arca? ¿Para hacerlos sufrir? – Los antitaurinos también entran aquí. Su modus-operandi es casi el mismo, sólo que estos en vez de hacer campañas de ayuda, postean reuniones para marchar, las cuales se nutren de likes por supuesto. Y cuanta más sangrienta suban la foto del pobre toro agonizando bañado en sangre, pues mejor, prostituyendo así el dolor animal y aflorando todo ese amarillismo y ese morbo que llevan por dentro estas lindas almitas enviadas a proteger el legado animal sentados desde el computador de sus casas.

Selfie y yo y mi otro yo.

Siguen mis queridos amigos de las ‘selfie’ o autorretrato que llaman. Estos son los que verdaderamente pasan por una crisis de aceptación. No todaslas fotos son malas, existen unas en las que ellos se ven bien, pa´qué. Pero hay otrosque no, —y ellos saben que no—,no tienen buen registro.No entiendo para qué insisten en mancillar el arte de la fotografía. Pero lo peor son esos fondos que utilizan por favor: el baño con el sanitario atrás, o el peinador con la ropa tirada y la cama desarreglada, o la sala y la mamá con una escoba haciendo aseo atrás. No hay derecho pues, como tampoco hay derecho de que las pelicrespas inmediatamente se terminan de planchar el pelo, se hagan unaselfiey dejen ver todo ese vapor y esa cara de que les está hirviendo la cabeza en la foto. Mija si usted es peliapretada, asúmalo con hidalguía, no se me avergüence, que eso no es pecado, el pecado es la foto fingiendo capilaridad suelta.

 Posando junto al plato

Ahora qué podemos decir de aquellos personajes a los que no se los puedeinvitar de vez en cuando a comer, porque aparte de que se visten como si fueran para una rumba se embadurnan todos de brillo, polvos y hasta escarcha, todo con el afán de tomarse fotos con el plato de comida y comentar: “ay deli, súper rico, en Crepes jejeje”, ó “jijiji aquí en Mc Donald’s”. Esto no tiene ninguna clase de presentación. Me gustaría que se tomaran fotos cualquier día de semana almorzando blanquillos, garbanzos, lentejas que es lo que regularmente tragan.

Comentaristas del gol

Están también los que publican Goooooooooooooooool y narran el minuto a minuto del partido, sacando a flote ese locutor que tienen por allá escondido en lo más profundo de sus miserablezas. Uno tiene televisión, uno se está viendo el partido. ¡Además opinan y dan análisis, por el amor a Dios! No recomienden tácticas por el Facebook, no afloren así la miseria mental.

Múscu-locas de la red

Paso fugaz por los que publican fotosantes, durante y después de la rutina del gimnasio. ¿Es necesario esto? ¿Sirve de algo? ¿Tenemos que enterarnos que se están ejercitando y que se comen un banano antes de empezar? Además cuando acaban publican esta frase: “estoy reventado”. Una persona con un mínimo de gusto, no dice que está reventado para hacer saber que está agotado, cansado y demás. Se necesita ser demasiado insolente para llegar a tal punto.

“Soy intelectual, muy inteligente”

Terminemos esta penuria con algunas de las más conocidas manifestaciones de ridiculez que puedan existir en la red. Vamos a hablar un poco de los neointelectuales de Facebook, aquellos seres que sacan frases de los escritores más raros recomendados por San Google y que suben fotos de las portadas de los libros “que supuestamente están leyendo” al lado de una taza de café.  Si uno lee, pues ¿qué necesidad hay de subir fotos de las portadas de los libros? ¿Cómopa´qué? (esto mismo aplica para  los expertos del cine, el teatro, la poesía y la música). Señores, internet hace que hasta el más pendejo parezca el más interesante, sobretodo en este país en donde nadie se preocupa por leer. Sólo basta con hablar de los títulos para impresionar a una catajarria de petardos.

Sí, sé muy bien que faltaron cantidad de atrocidades más, pero hay poco espacio para mencionarlas. Hoy me desahogué de una manera objetiva, porque aquí no hay sentimiento; para que no vayan a decir que es que soy un resentido, o envidioso. Traté de rescatar las que para mí son las que se destacan más, entre una masa ávida de reconocimiento y carente de dignidad, educación percepción y modales. 

Comments

comments