¿Quién dijo que la guadua no es cultura?

¿Quién dijo que la guadua no es cultura?

Estudiantes del colegio de la aguas - foto proporcionada por la Fundación Escuela para la vida

Estudiantes del colegio de la aguas – foto proporcionada por la Fundación Escuela para la vida

En este mundo, de cuando en vez, un hombre decide despojar a otro de sus pertenencias mediante el uso de la fuerza. De cuando en vez, Un hombre decide abandonar todo y huir de la guerra. De cuando en vez, un hombre muere en manos de otros. Pero en contraste a esas acciones, de cuando en vez, un hombre decide ayudar. La fundación Escuela para la Vida, una fundación sin ánimo de lucro, nace de esa decisión de ayudar. Desde el año 2004 se ve materializada en la creación del Colegio de las Aguas Montebello.

El Colegio fue creado por el arquitecto Colombo-Alemán, Andrés Bäppler. Fue situado en Montebello con el anhelo de suplir el déficit de infraestructura educativa que posee este corregimiento, el más pequeño de la zona rural de Cali y el más densamente poblado. El principal objetivo del Colegio de las Aguas es garantizar el acceso a la educación de calidad a niños y jóvenes de escasos recursos económicos; pues según datos, manejados por la fundación Escuela para la Vida, solo el 17% de la población en edad escolar accede a este derecho, lo que contribuye con el bajo nivel de oportunidades de la población de la zona, además del ahondamiento de la problemática social del país.

En la actualidad, el Colegio cuenta con aproximadamente 250 estudiantes, quienes son educados con un énfasis medio ambiental y artístico acorde a sus necesidades. La mayoría de estos estudiantes se encuentran amparados bajo la política estatal de ampliación de cobertura; también cuentan con la modalidad de padrinazgo y voluntariado lo que representa una facilidad para que el público en general pueda sumarse a la ola de cambio.

Cada año, el Colegio de las Aguas recibe ayuda de jóvenes voluntarios provenientes de todas partes del mundo, en especial de Alemania. Estos últimos se movilizan gracias el programa Weltwärts, un proyecto financiado por el Ministerio Federal Alemán de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ), y coordinado en Colombia por la fundación Escuela para la Vida, que busca traer voluntarios a países en vía de desarrollo en PRO de la cooperación internacional y el enriquecimiento cultural.

El Colegio de las Aguas ha creado toda una visión ambiental y empresarial entorno a la guadua, producto autóctono de la zona que en años pasados fue desplazado hacia el norte por los monocultivos de caña de azúcar. Para ellos, esta planta, sinónimo de equilibro por su capacidad de regular el caudal de los ríos, es una gran alternativa para la construcción arquitectónica; alternativa que además continua la línea de su política verde de protección de los recuerdos naturales, principalmente el agua, y que ayuda a mitigar la paradoja actual de la zona, pues el gobierno municipal de turno sólo ha logrado garantizar el abastecimiento de agua potable por una hora diaria en el corregimiento de Montebello lo que genera gran escasez del liquido.

En congruencia con su visión empresarial, en días pasados la Fundación Escuela para la Vida llevó al acabo el segundo Festival Internacional del Bambú “VIVA GUADUA” en las instalaciones del Colegio de las Aguas en Montebello. Este festival bienal, que busca incentivar la cooperación entre diversos sectores relacionados con la guadua y que por primera vez se realizó en una edificación totalmente construida en bambú, resultó en un éxito rotundo que contó con la asistencia de varios representantes internacionales y locales que le apuestan al desarrollo sostenible y que ven en la cultura guadua una oportunidad para concientizar acerca del valor ecológico, ambiental y productivo de este material en Colombia y el mundo.

Todos los recursos de la fundación Escuela para la Vida y el Colegio de la Aguas fueron avocados para la exitosa realización de este evento cultural. También se unieron los voluntarios y la población de Montebello, lo que generó una gran cohesión entre los asistentes y la comunidad aledaña marcando un gran hito no solo en la historia de la fundación, por la construcción del edificio en guadua más grande de Colombia, si no también para el corregimiento de Montebello, y por ende de Cali.

Comments

comments