#Relato: LA PEQUEÑA BANDA DE LOS DESDICHADOS

 

Los amplificadores suenan a todo volumen. “Chandoso” toca la batería con el alma, de repente la baqueta se rompe y por ahí derecho el parche del redoblante. Todos nos detenemos, lo volteamos a mirar y nos cagamos de la risa. El próximo EP saldrá recién horneado dentro de unos días. En nuestra sangre corre el deseo de ser unos grandes rocanroleros. Dejo el bajo a un lado y me echo en Desdichados. Tocamos grunge. Nos reunimos en la terraza de “Chandoso”. No tenemos horario, solo la pasión de tocar, lo que sí puedo decir es que lo hacemos a diario. Alguno llega con una nueva melodía, la tocamos y si nos gusta, nos quedamos con ella toda la tarde hasta entrada la noche.

El viejo “Chandoso”, pa’ que se lo imagine, es un man alto y viga, que trabaja el metal, por eso le da durísimo a esa batería. El guitarrista es Alfonsito, un enano que parece de 15 pero tiene 22 y se levanta todas las mañanas con su carrito de helados a pasar por las calles de Cali para refrescar al sediento. Maya es nuestro vocalista, no hace nada, solo es poeta, se la pasa todo el día leyendo a un tal Arango Gonzalo, o al revés, no me acuerdo. A mí me llaman por el apellido, Torres, como dije antes querido lector, toco el bajo. Trabajo en la tienda de mi viejo porque anda enfermo del corazón.

Ante la sociedad parecemos no ser nada. Simples proletarios o lo más bajo de la pirámide social. Usted pasa por nuestro lado y no pensara que hacemos grunge, que nos gusta escuchar los clásicos y, que cada uno anhela llegar a lo grande, que llevamos una pasión en el cuerpo y la sacamos haciendo sonar los instrumentos.

Hemos tocado aquí y allá, pero muy poca gente nos va a escuchar, lo que me contenta es que esos pocos nos dicen que somos buenos, que no dejemos de hacerlo. A mí eso me saca una sonrisa. Yo no saco mucha plata de la música, por eso a todos nos toca camellar, pa’ poder sobrevivir en este mundo. La otra vez fuimos a una emisora a que nos pusieran a sonar, pero no, como no somos gringos o reggaetoneros no pegamos en la radio.

Pero tengo esperanza de que ahora que vamos a sacar nuevo disco, llamemos la atención de la gente. Si usted nos quiere escuchar solo deténgase en cualquier calle. Busque bajo las piedras. En los botes de basura. Ahí estaremos sonando nosotros con la misma pasión de siempre, o caiga por la quinta cuando escuche un bajo bien poderoso sonar ahí estamos dándole como siempre al grunge. Demostrando que tenemos sentimiento. No más es que caiga, yo mismo lo invito a una chela, luego no diga que no le avisamos.

 

Comments

comments

Leave a Reply