Sin Ataduras

Sin Ataduras

Autor: Jonathan Rodríguez Troyano.

“El hombre nace libre, responsable y sin excusas.” Sartre.

ATENCIÓN: Esta columna presenta contenido existencialista y transcendental, puede afectar la conciencia, está influenciado por Descartes y Sartre, como efecto adverso ayuda a promover el uso de la razón.

La pasada Euro fue la excusa perfecta para reunirme con viejos amigos, y compartir un rato de distensión y alegría; entre partido y partido recorrimos el centro comercial, y vi una chica rubia de cabello ondulado que atrajo mi atención. Cuando los chicos se dieron cuenta, formaron algarabía, me hicieron bromas y no faltó el comentario: “Deberías conseguir novia”.

Entre chiste y chanza una amiga me expuso su caso: lleva 3 años en una relación y me incita a seguir el ejemplo; la vi tan entusiasmada que no respondí nada, porque no valía la pena dañarle la felicidad y porque no quería seguir el tema. Ahora que lo pienso, si debí responderle, sinceramente la felicito por su perseverancia, pero hay cosas de su relación que no apruebo: que él escupa el plato si la comida está fría o que le pegue por cambiar el canal.

Fue cuando decidí hablar nuevamente con mi amiga después de hacer un collage de todas esas pequeñas cosas en las que discrepamos, y con toda la sinceridad del mundo le dije: “está bien tener una relación por tanto tiempo, pero no sirve si te pega y te maltrata psicológicamente, si no te apoya ni te respeta, ¿En verdad es mejor eso que estar solo?”. –Ella encontró las justificaciones perfectas en las frases rayadas tipo: “Llevamos mucho tiempo”, “Yo sé que va a cambiar”, “Yo lo amo”.

No vale la pena recordar el resto de la conversación, pero fue allí donde descubrí que le tengo fobia al amor con amarres y cerraduras, y eso no fue lo que me enseñaron en casa. Entiendo que es natural querer estar en compañía y son maravillosas las demostraciones de afecto pero, ¿a cambio de qué?

Ciertamente NO a cambio de maltratos e irrespeto; y a pesar de sus 3 años de relación, dudo que la situación para mi amiga cambie. Porque, aunque el ser humano es de fluctuaciones y cambios, rara vez alguien cambia si la otra persona está en la posición de sublevación y resignación. A veces, hay que decir “NO” y marcharse; lo que no hace bien es mejor desecharlo, y si realmente todo ha valido la pena, esa persona podría cambiar, pero dejarse amedrentar y agachar la cabeza no es la forma, el amor empieza por uno mismo.

Por supuesto que hay relaciones muy bonitas, bien balanceadas y que están basadas en valores como el respeto, la amabilidad y la honestidad; y eso no cambia pase lo que pase. Creo que ese es el objetivo de todos, espero conseguir una de esas y que la de mi amiga mejore y pueda ser feliz sin esas ataduras.

En conclusión, el amor es un sentimiento hermoso, que te hace libre y te eleva, te hace ser mejor y te da energía. No hay por qué encadenarlo ni bloquearlo. No se puede reprimir; para vivirlo se debe tener un corazón puro, y para disfrutarlo hay que quitarle las ataduras.


Comments

comments