Sucio Placer

Sucio Placer

chisme

Hay un placer que no discrimina raza, nacionalidad, estrato, ideología política, etc. Es un placer moralmente sucio, pero que es una delicia ejecutarlo. Tan sencillo como para adivinar de qué estoy hablando… pues sí, el chisme, bochinche, crítica, mentira disfrazada, comentario exagerado, entre otras muchas actividades deliciosamente de baja calaña.

Sería realmente hipócrita si les expreso que:“esto no deben hacerlo”, ya que esto significa carencia de educación y fuertes valores, blablabla. ¡NOOO!, háganlo, eso es una delicia, es un comportamiento natural, es nuestra condición humana. El límite está según el escenario que se pretenda lograr o que sencillamente usted no midió los riesgos y el escenario logrado fue el pesimista; seguidamente su vida se volvió cuadritos, sin amigos, sin prestigio y etiquetado como el chismoso del paseo.

Es que ese “aquí entre nos” debe saber con quién se lleva a cabo – fijo es el hermano del mocho que usted está criticando -. Si usted al igual que yo le encanta, por ejemplo la crítica, hágala con alguien que también le guste dicha actividad, pero hasta allí,  que se sentaron en el paseador de la Universidad y criticaron a cuanto Man y vieja mal vestida pase, como las típicas del pan partido.

El chisme y el bochinche son aún más placenteros, pero son otro nivel. El “andan diciendo por ahí”, “las malas lenguas dicen”, “el secreto a voces es”, “la voz populi comenta” afecta el buen nombre de la persona involucrada y según el entorno, puede traer consecuencias jurídicas. Es que no se necesita ser Uribe para interponer una demanda por calumnia. Por otro lado, nadie le garantiza que su receptor sea prudente, por Ley de Murphy es más bochinchero que usted y el teléfono roto terminará siendo que usted ASEGURÓ esto y lo otro, y como somos una sociedad conservadoramente hipócrita, pasará por cada lengua macondiana conozca su caso, hasta que el tema no pase de moda su “culo será ruñido” – así como dicen las mamas-.

En el entorno laboral las cosas son más delicadas, porque usted evita dichos sucios placeres, pero le llegan gratis, lo buscan, como hormigas buscando migajas. Solo me queda recomendar: EVITARLOS; ¿a qué me refiero? Escúchelos, pero NO OPINE sobre ellos y tampoco sea participe del teléfono roto, lo único que logrará será pordebajear su perfil laboral.Pero como esta actividad es imposible de negarse, y en los corredores de cualquier empresa, organización o compañía, el chisme hace de las jornadas laborales más amenas, refiérase a ellos con todas las herramientas de inteligencia emocional, recuerde, usted también es un ser humano.

En caso de no contar con ese amigo y/o amiga prudente, no sea participe de ellos, el voz a voz de mala calidad afecta los ambientes laborales y consecuentemente la convivencia laboral. En la vida personal, pues sencillamente sus amigos dejarán de ser sus amigos, posiblemente se quedará solo como un hongo, porque nadie acepta que este sucio placer es del gusto de todos.

Por: Diony Ico Brath

Twitter: @DionyIco

Comments

comments