Tipos y usos recomendados de un Clavo

Tipos y usos recomendados de un Clavo

El clavo es uno de los objetos más útiles que existen y está conformado por 4 partes fundamentales:

  1. La cabeza: parte primordial pues es a donde va dirigido el golpe.
  2. La caña: situada entre la cabeza y la punta. Su función principal es la de sujetar, y dependiendo del grosor y la longitud del clavo, así es el resultado: entre más corto y delgado más débil el trancazo.
  3. La punta: parte esencial del clavo pues es la que facilita la penetración de la pulla  en el objeto elegido.
  4. El material: puede estar hecho de sarcasmo, dolor, patriotismo o simples ganas de dar clavo.

Gracias a la propiedad de multifuncionalidad que tiene un clavo, este puede ser usado en todos los ámbitos de la vida, usualmente dejando un sinsabor en la boca y en la mente dela “victima”, a la cual le fueron propinados uno o varios clavos.

Y aunque no siempre un clavo saque otro clavo, con este breve y humilde portafolio usted contará con más herramientas para dar en el clavo, para sacarse el clavo, y para seguir dando clavo, porque sí y porque no. Son 6 los tipos, y varios los usos indicados, y lo mejor, es que pueden ser mezclados varios de ellos en un mismo tema, institución o individuo:

Clavo sin cabeza:

sin-cabeza

Es un clavo que al ser penetrado también duele  pero con el paso del tiempo ya no se nota, por eso, es el menos recomendado para ser utilizado, sin embargo, inconscientemente es el más usado en temas de venganza de cachos, tusas patológicas y olvidos forzados.

Clavo de olor: 

clavos-de-olor

Sirve para aromatizar todo aquello que huele a alcantarilla, para darle sabor a lo insípido y para darle color a lo blanquesino  y en desuso. Ideal para usar en temas de modelos, redes sociales, amarillismo y mentirosismo mediático, campañas de publicidad ególatras, reinados, carruseles, agro-actrices millonarias, Justien Biever y hasta Miley Cyrus.

Clavos de tornillo:

tornillo clavo

Gracias a su forma solo penetran si se les da vueltas, es decir que este tipo de clavos solo deben ser usados para aquellas cosas que requieren de suma insistencia. Ideal para temas de salud,  pensiones,  transporte masivo, infraestructura vial, mega obras y me atrevo a aseverar que hasta para el reto de la cubeta, entre otros de la misma especie.

Clavo quirúrgico:

quirur

Para remendar aquello que ya no tiene remedio. Úsese en temas de ponencias, decretos y leyes injustas.

Clavos en bobina:

 

en bobina

 

 

Especialmente indicados para trabajos de larga duración. Las bobinas contienen una gran cantidad de clavos, lo que permite reducir el tiempo de recarga al mínimo. Se suelen utilizar en aquellos temas repetitivos, que no solo cansan sino que también —infortunadamente—generan costumbre. Se recomienda usarlos como coadyuvante en tratamientos largos e intensivos: ayyyy mis huevitoooos…

Clavo en peine:

 peine

Están especialmente diseñados para ser usados en lugares donde es muy importante mantener una buena relación entre la autonomía de trabajo y el peso de la herramienta. Ideal para ser usados en críticas recalcitrantes a jefes y compañeros de trabajo.

Si usted considera que estos 6 tipos de clavos no bastan, no vaya a darme a mí clavo por hacer una lista tan pequeña, déselo usted mismo por ser tan ambicioso y avaro, pues clavo es clavo y al fin y al cabo, eso es lo que cuenta.

Por Sandra García

Comments

comments