Viviendo el festival Sultana

Viviendo el festival Sultana

Era una mañana del 26 de Septiembre y en la ciudad de Cali hacía calor como siempre. El cielo estaba despejado y un gran evento se aproximaba con los minutos. Era el momento que daría en Cali a lugar un festival hecho y derecho de música alternativa. No era reggaetón, ni vallenato, y mucho menos salsa. Era puro rock… Era pura música en otro contexto, con otro rollo. Con otra gente…Sultana SultanaLos momentos incomodos:

Muchas personas entraron quejándose porque la policía retrasó el ingreso por un supuesto permiso, sin embargo todo se solucionó rápidamente y las personas lograron ingresar fácilmente y con mucho orden.

Parquear el carro en lo que parecía una pista para deportes extremos en moto, lo que también resultaba un poco molesto.

Por otra parte, uno de los momentos más incomodos fue la apertura del festival. Los caleños seguimos con un problema de puntualidad. No lo digo por la organización del Festival, sino, por todos aquellos que no apoyan el resto de bandas convocadas. A quienes les toca ver un escenario casi vacío. Lamentable, porque tenían propuestas interesantes aunque para la mayoría no fuesen más que bandas desconocidas.Sultana SultanaLo momentos excitantes:

Definitivamente la estética del festival te llevaba a un lugar cómodo y confortable. Un escenario principal donde se daría a lugar las historias de música que contaremos a nuestros amigos, y un segundo escenario para sentarse a narrar historias, comer, y bailar música electrónica con mezclas diversas. Raro pero reconfortante.

Luego, a las 9 de la noche, empezaría a subir la temperatura en la ciudad, el clímax se aproximaba. La presentación de “Rancho a Parte” nos daría el movimiento que a los caleños nos caracteriza en nuestra calurosa personalidad. La Sultana y Manuel Medrano permitían que el escenario principal empezará a llamar la atención, pero una banda londinense de un rock bastante diverso y alejado de lo convencional puso la gente arriba. Desconocía para mí, pero que hoy incluiré en mis listas de reproducción: Is Tropical fue el abre boca más delicioso para el público. En ese momento de la noche, la gente olvidó que había pagado por ver a Bomba Estéreo. Es por eso, que éste fue el momento más excitante, superando las expectativas, partiendo de la sorpresa, y el escepticismo la gente no paró de bailar, aplaudir y gritar.

¡Bravo!
Sultana
SultanaLa explosión de energía:

Y finalmente con la presentación de Bomba Estéreo y la interpretación de los nuevos sencillos de su más reciente álbum, las personas parecían poseídas –no quiero hablar de la vocalista y cómo su figura se veía tan deleitante  y provocativa en ese traje blanco-, en definitiva, demostraba porqué se ha convertido en una de las bandas líderes de la escena musical en nuestro país. La música que nos trasmitían estaba llena de fuerza, de alegría, y rebeldía. Con cada canción la marihuana se intensificaba, las cerveza se acababan, y los cuerpos sudaban amontonados, deseando ser protagonistas.

No hay que dejar de mencionar el cierre del festival con La Mala Rodríguez –una mamacita de mujer- quien con sus bailes provocaba a más de un hombre, e incluso a las mujeres. La música de esta española, aunque no lo pareciera, era como una denuncia a su insatisfacción como ser humano. Pero su baile -oiga, su baile- yo creo que era lo que más nos sorprendió a algunos.

Es así, como la ciudad de Cali Rugió Entre La Caña. Un rugido fuerte y de alto voltaje, porque no importa cuántos seamos, estaremos allí para apoyar la incursión de la música alternativa y el rock en nuestra urbana ciudad. Lo demostramos. Pueden contar con nosotros para siempre.

¡Gracias por permitirnos experimentarlo!SultanaSultana Sultana

 

 

Escrito por Sebastián París   @Lenfert

Comments

comments