YO DEFIENDO A CALLE 13

YO DEFIENDO A CALLE 13

calle13

 

 
RÉPLICA AL ARTÍCULO: “RESIDENTE DE CALLE 13: UN REVOLUCIONARIO DE PLÁSTICO”

 

 Hace algunos días en las2orillas.co se publicó un articulo titulado “Residente de Calle 13: un revolucionario de plástico”, escrito por Iván Gallo. En el texto mencionado el autor expresa su rechazo a René Pérez Joglar (Residente) y a su propuesta artística porque lo considera un inconsecuente con los ideales que proclama en sus canciones.

Una de las condiciones para la democracia es la libertad de expresión, en ese sentido es absolutamente respetable el ejercicio realizado por Gallo, él está en todo el derecho de exponer públicamente sus consideraciones aun cuando estas tengan asidero en argumentos falaces, imprecisiones conceptuales e ideas descontextualizadas. En honor a la defensa de la libertad de expresión como pilar de la democracia, procedo a exponer mis consideraciones respecto al artículo citado.

Como fundamento para demostrar la tesis central de su texto, Gallo trae a colación episodios de la vida personal (pública y privada) de Residente para demeritar su obra. Lo anterior no es más que un procedimiento argumentativo falaz conocido en la lógica, la teoría de la argumentación y el análisis del discurso como argumento ad hominem; este recurso consiste en atacar un argumento no por su forma o contenido sino al sujeto que lo argumenta. Señor Gallo si le parece válida esta estrategia argumentativa ¿Está de acuerdo con la senadora electa María Fernanda Cabal que condenó al infierno a Gabo y su obra por la amistad que sostuvo con Fidel Castro? Espero que su respuesta no sea afirmativa.

El autor lamenta que Residente se considere un “autoproclamado profeta”. Un profeta vaticina el futuro, Residente lo que hace es leer el presente y reconstruir el pasado. ¿Será más bien que por decir lo que la mayoría de artistas no dicen, usted lo reviste de un halo de divinidad? ¿Le suenan proféticas estas palabras: no me hablen de carteles ni de Los Soprano, la mafia más grande vive en el Vaticano? ¿O estas?

Soy… Soy lo que dejaron

 soy todas las sobras de lo que se robaron,

 un pueblo escondido en la cima,

 mi piel es de cuero por eso aguanta cualquier clima.

Soy una fábrica de humo,

 mano de obra campesina para tu consumo,

 frente de frio en el medio del verano,

 el amor en los tiempos del cólera mi hermano.

El sol que nace y el día que muere con los mejores atardeceres;

 soy el desarrollo en carne viva,

un discurso político sin saliva.

Las caras más bonitas que he conocido,

 soy la fotografía de un desaparecido;

 la sangre dentro de tus venas,

 soy un pedazo de tierra que vale la pena.

 Una canasta con frijoles.

 Soy Maradona contra Inglaterra anotándote dos goles.

 Soy lo que sostiene mi bandera,

la espina dorsal del planeta es mi cordillera.

Soy lo que me enseñó mi padre: el que no quiere a su patria, no quiere a su madre.

Soy América Latina, un pueblo sin piernas pero que camina…

El autor dice sentirse engañado porque se dio cuenta que René no creció en La Perla, el populoso barrio de San Juan que retrata magistralmente junto a Rubén Blades en una canción que lleva el nombre del barrio mencionado. René jamás ha dicho que creció ahí, de hecho él mismo ha contado en diversas ocasiones que su apodo surgió gracias a que esa era la identificación que  daba para entrar al conjunto residencial donde creció en Trujillo Alto.

Siguiendo con los argumentos con los que intenta fundamentar su tesis, Gallo ataca a Residente por proceder de una familia de clase media alta, haber estudiado en Estados Unidos y España, estar casado con la hermosísima modelo argentina Soledad Fandiño y llevar una vida cómoda en términos económicos. Aunque me parece que lo anterior no reviste ninguna trascendencia para validar o no la obra de Residente, escuchemos lo que él mismo afirma en “Gato que avanza, perro que ladra”, canción del más reciente disco de Calle 13:

Según las reglas de la “asociación de la música social”

se supone que me deje la barba larga,

que mi esposa sea fea,

que venda artesanías y que viva en una aldea.

Se supone que renuncie a mi pasaporte

y que todas las cosas que compre vengan de Corea del Norte.

Una vez grabé en Miami

pero se supone que no vuelva,

la música de mi disco la tengo que grabar desde la selva.

No puedo usar internet,

por lo menos eso asumo,

se supone que me comunique por señales de humo.

Si lucho por los pobres, económicamente los de abajo,

No puedo cobrar por mi trabajo.

No puedo tener plata en mis manos

y si cobro algo lo tengo que cambiar por pesos cubanos.

Si cuando vaya a pagar mi casa por cuotas

no puedo porque en mi colonia solo aceptan dólares ¡Idiota!

¿Cuál es el libreto?

¿Si lucho por los que no tienen educación tengo que ser analfabeto?

A propósito del más reciente trabajo discográfico de Calle 13, Multi-Viral, Gallo afirma que en ese disco el grupo boricua lo único que hace es engordar su robusto ego en detrimento del estilo que habían consolidado como artistas contestatarios. Aquí hay dos asuntos que vale la precisar: en primer lugar el hecho de que Multi-Viral sea un álbum profundamente introspectivo no significa que sea un elogio al ego personal ¿Reduciría a egolatría las obras de Jean Paul Sartre, Fiódor Dostoyevski, Franz Kafka,  Søren Kierkegaard, Albert Camus, Hermann Hesse, William Shakespeare, Pablo Neruda, Mario Benedetti, Julio Cortázar, Fernando Pessoa, Gioconda Belli, León de Greiff,  Laura Restrepo o María Mercedes Carranza, por la naturaleza introspectiva de las mismas? Nuevamente espero que su respuesta no sea afirmativa.

En segundo lugar es absolutamente falso que el disco le dé la espalda a la realidad social: temas como “El aguante”, “Multi-Viral”, “Adentro”, “Los idiotas”, “Perseguido” y “Gato que avanza, perro que ladra”, están plagados de agudas críticas sociales. No obstante lo anterior, Calle 13 en sus cinco producciones discográficas le ha cantado al amor, la rumba, la sexualidad, la demencia, la estupidez humana, entre otros temas. Catalogarlos como un banda de contenido exclusivamente político es tan absurdo como ponerles el rótulo de reguetoneros.

Iván Gallo afirma que para posar de intelectuales, Calle 13 invitó a Eduardo Galeano para que hiciera la introducción al disco; lo anterior lo califica como “naif”. Recordemos que el concepto naif es usado en el arte para referirse a las expresiones artísticas que se caracterizan por la ingenuidad y ausencia de conocimientos técnicos y teóricos ¿Es muy ingenuo y falto de talante intelectual invitar a uno de los escritores más destacados de Latinoamérica, que entre otras cosas escribió un texto fundamental para entender nuestra condición como pueblo históricamente explotado, marginado y excluido? ¿Una persona del talante intelectual de Eduardo Galeano se prestaría para  un desaguisado como el que afirma Gallo al referirse a Multi-Viral? Nuevamente espero que su respuesta no sea afirmativa.

Aplaudo que Iván Gallo se haya esmerado en compartir su opinión, eso dice bien de él en tanto que indica que es un hombre comprometido con la socialización de su pensamiento, sin duda alguna un ejercicio profundamente democrático. También dice bien de Calle 13 pues su propuesta convoca al debate de ideas, asunto fundamental para la construcción de la democracia. No obstante, llamo la atención a Gallo sobre la vehemencia con la que comunica sus apreciaciones, bien lo dice Residente en “Multi-Viral”: una noticia mal contada es un asalto a mano armada.

 Por Hugo Correal

@HugoCorreal

 

 

 

Comments

comments