#YoDefiendo ser ‘Machita’

#YoDefiendo ser ‘Machita’

yodefiendo-ser

Yo defiendo muchas cosas en mi vida, cosas espirituales, físicas y de sentido común. Defiendo a mi familia, a mi novio, mis perros y amigos si es el caso; defiendo causas justas, defiendo los derechos de los animales, de la pachamama, de las personas y los míos.

Pero para esta edición un poco más abierta y claviana este #YoDefiendose trata de defender mi lado masculino, mi lado machito, algo muy parecido a la definición de mujer alfa termino que se le ha dado hoy en día a todas aquellas mujeres que trabajan, se valen por sí solas, que se cuidan, se valoran y respetan, mujeres guerreras que luchan día a día por sus sueños, por lo que les gusta y les disgusta.Yo defiendo este tipo de mujeres y me considero una de ellas, poco hogareña -refiriéndome a los temas del hogar- porque a pesar de vivir con mi pareja, muchas tareas domésticas aún me chocan.

Pero más allá de defender ese lado de mujer alfa (independiente), #YoDefiendo el lado más macho, más varonil, de salir y tomarme una cerveza, de ver futbol si quiero, de olvidarme de ciertos detalles en la relación, incluso de vestirme de forma descomplicada poco femenina, lavar o no los platos, la ropa, el baño,  dejar los zapatos en la sala y querer que me atiendan TODO EL TIEMPO , decir groserías y muchas cosas más; y no, no es una crítica a los hombres que tienen el privilegio de hacer esto cada día,es mi realidad, es lo que de verdad defiendo, discuto y cuestiono ¡¿por qué nosotras no podemos ser así?! Siempre tranquilas, femeninas, domesticas o -domesticadas más bien-, bien arregladas, hablar bonito, no emborracharse, cocinar mil recetas todos los días, todo el tiempo y un eterno etcétera.

Grito ¡Nooooooo! #YoDefiendo nuestro derecho a ser más masculinas a ser medio machitos, obvio sin perder el lado dulce, gracioso, gentil -que no se nos quita por muy machitaque quiera ser- y así otras tantas cosas que nos hacen puras mujeres.

Tampoco niego, ni dejo de lado que muchas otras mujeres de por sí son unas guerreras, unas verracas; que son capaces de procrear, criar y sacar adelante la vida de sus hijos, como mi mamá por ejemplo;pero todo eso conlleva a un sacrificio, el sacrificio del yo, de la esencia como mujer, muchas son felices, les agrada y viven dichosas por entregar su vida a alguien más(maridos, hijos, padres etc), pero ¿dónde queda su esencia de mujer? guardada en un cajón, en lo más profundo de su ser, por miedo a la crítica,a la iniciativa, a perturbar la rutina; mujeres que ya no se sienten sensuales, lindas y lo peor, que creen no merecer sentirse así.

Para mí defender el ser “machita” no me quita lo mamasita, lo sexy, lo buena mujer, madre o hija, para mi ser machita es vivir en armonía con mi esencia de lo femenino y lo masculino, es escuchar mi yo y en ultimas aceptar que si las mujeres nos arriesgamos a ser un poco más machas y los hombres más femeninos, nos encontraríamos en medio de una buena convivencia.

 

Por: Vanessa Olave Fonseca

Twitter:@negruritay

Comments

comments