¿#Quetalsi Colombia gana el Mundial?

¿#Quetalsi Colombia gana el Mundial?

quetalsicolombiaganaelmundial

Ilustración por Raúl Libreros V.

Domingo 13 de julio, Estadio Maracaná, Río de Janeiro Brasil. Final del mundial, Colombia Vs. Argentina, van 0-0. Un juego muy disputado, minuto 94; jugamos tiempo añadido. Saca Mondragón, sí, Faryd, porque Ospina se lesionó un día antes de la final, porque se puso a jugar parqués con Pékerman, y éste, al descubrir que le hacía trampa, se enfureció y golpeó el tablero de vidrio con tal fuerza, que su vuelo le dio en la cara al titular del arco causándole múltiples cortadas en el rostro, lo que le imposibilitó jugar la final (es cierto, créanme). Faryd se la pasa a Yepes, quien se la da al volante Sánchez; la transporta: elude a Di María; levanta la cabeza y se la pasa a Armero; el ex del América la descarga en  James, en un movimiento mágico como salido de la Play Station; se da vuelta y en la misma jugada deja atrás a Leo Messi, que sólo atina a mirarle la espalda a nuestro 10; y Javier Mascherano, el jugador más fuerte de los gauchos, ve a Teo abierto en la derecha; lanza el pase, que vemos ir hacia el barranquillero como en cámara lenta; Gutiérrez lo recibe, desborda hasta la línea final y antes que el balón toque la línea de fondo, centra de tal manera, que nos hace recordar como cuando un mago saca un conejo de su sombrero; el balón vuela por el cielo carioca; el Tigre Falcao, ya recuperado, salta en medio de Coloccini y el arquero Romero cabecea, como lo mandan los libros del fútbol; el balón rebota en el césped y entra a la portería; “¡goooool!”, gritamos todos; nos abrazamos los unos a los otros; nadie lo puede creer: lo gritamos a rabiar, pero Pékerman desde el banco pide calma, “falta poco”, dice; el árbitro ordena la reanudación del juego, se hacen 3 pases más cuando levanta las manos y declara el fin del partido; ahora sí señores: ¡Colombia campeón del mundo!; William Vinasco se revuelve en su cabina: la euforia que lo invade es tanta que revela al mundo cuál es la otra cosa que más le gusta hacer en la vida: anunciar el menú de los almuerzos en un corrientazo del centro vestido de payaso; la celebración sigue, el Presidente Santos haciendo alarde de una oratoria inusual, declara una semana de fiesta nacional; el júbilo estalla en las calles del país y se empiezan a escuchar las historias de la gente: alguien llamó a contar que el gordo Valenciano, llevaba 15 días haciendo la dieta de la jaula (se las dejo de tarea); la gente paga sus promesas de que si Colombia salía campeón saldrían desnudos a las calles corriendo con la peluca del pibe Valderrama puesta; todo es alegría: Higuita y Leonel se calvean; se acaba la corrupción; se construye un metro en Bogotá; aparece el dinero del carrusel de la contratación; el minuto de Dios, por fin es eso: un minuto; a Messi lo contrata el Cúcuta; al Serrucho, lo declaran el nuevo Himno Nacional, y mientras lo canto en la izada de bandera mirando a los profes correr de un lado a otro, me sigo preguntando: ¡¿Qué tal si Colombia gana el Mundial?!

Comments

comments