Sara Rodas. La educación como valor supremo

Sara Rodas. La educación como valor supremo

sara-web

Trabajadora social, especializada en cooperación internacional y gerencia social. Desde hace 4 años trabaja con proyectos de infraestructura educativa, siendo el primero el Tecnocentro Cultural Somos Pacífico de la comuna 21 del barrio Potrero Grande de Cali. Actualmente trabaja con uno de los ingenios más importantes del suroccidente colombiano en programas de educación. 

¿Por qué se enfocó en el tema de la educación?

Porque yo creo que cuando hay educación se abren las oportunidades para todo. El capital que le queda a uno a la final es lo que se tiene en la cabeza.  La educación nos da la posibilidad de ver un mundo diferente del que podemos tener en la casa o en el barrio. Para nadie es secreto que la clave para combatir la pobreza es el conocimiento.

¿Está de acuerdo con la propuesta de que la jornada educativa se amplíe a 8 horas?

Yo estoy de acuerdo con la jornada complementaria. Creo que los conocimientos académicos son muy importantes, pero en los colegios se le da poca importancia a clases que aportan cosas valiosas para el desarrollo humano como lo son la cultura y el deporte. El contacto con las artes y la lúdica en la adolescencia es vital, ya que en esta época de la vida el exceso de energía hay que saberlo canalizar.

Recientemente Colombia quedó en los últimos lugares de la evaluación PISA en materias como matemáticas y comprensión lectora. ¿De quién es la culpa de que nos vaya tan mal?

Eso sucede por varios factores. Pero la más importante es que se educa  para el examen, para nada más. No existe en los niños y jóvenes una conciencia del por qué se debe  estudiar. La respuesta a esa inquietud no se la hemos dado en los centros educativos ni tampoco en  las mismas familias. No existe motivación para el conocimiento, ya que estudiar ha perdido el valor práctico de su esencia. Es terrible ver que los planes educativos para los colegios son un modelo estándar que no responde a las necesidades específicas del estudiante. Por ejemplo, el plan de estudios de un colegio rural debe adaptarse a su  entorno para que el niño que reciba el conocimiento sepa que lo que está aprendiendo sí le va a servir de algo en su vida.  Eso crea amor y gusto por estudiar y crea líderes que en el futuro no serán empleados sino emprendedores.

¿Qué es lo más difícil del trabajo social?

Es preguntarse todos los días qué más debo hacer para poder ayudar a más personas. A veces uno se siente impotente al no poder dar más; al no poder sacar recursos para mejorar la vida de los otros.

¿Qué le han enseñado las personas con las que trabaja?

Muchas cosas: la persistencia; la fe con que viven día a día. El pensamiento de que todo será mejor mañana. Ellos con todo y su pobreza, con todo y sus dificultades me han enseñado a que sebo ser feliz simplemente por el hecho de estar viva.

¿A quién o a qué le daría clavo?

Le daría clavo a todos los que frustran los sueños de los demás.

 

Comments

comments