5 ERRORES IRREVERSIBLES DE LA CIRUGÍA PLÁSTICA

5 ERRORES IRREVERSIBLES DE LA CIRUGÍA PLÁSTICA

5.

donatellaversace

Es la hermana del difunto Gianni Versace. Dieñadora y empresaria, Donatella es la vicepresidenta del grupo Versace así como jefa de diseño de la casa.
Aunque no se conocen registros o demandas por malas prácticas, las cirugías, bótox e inyecciones que se ha realizado Donatella son una clara muestra de los estragos que puede ocasionar la adicción a la cirugía estética.

4.

jackiestallone

Jackie Stallone es la madre del famoso actor Silvester Stallone. Conocida por sus “dotes” como astróloga y vidente, fue consejera de varios presidentes norteamericanos quienes recurrían a su sabiduría en busca de opiniones de carácter político y personal.
Cuenta con múltiples (y desastrosas) cirugías plásticas, entre ellas: lifgting facial, levantamiento de cejas, implantes de mejilla, rinoplastia e inyecciones labiales.

3.

peteburns

Pete Burns es el vocalista de la famosa banda británica Dead or Alive, quienes fueron famosos en los 80’s por su éxito “You spin me ‘round (like a record)”
Burns se ha inyectado grandes cantidades de poliacrilamida en los labios, tiene implantes en las mejillas, varias cirugías en la nariz y múltiples tatuajes. Su adicción a la cirugía plástica lo llevó a la quiebra debido a que ha tenido que realizarse varios procedimientos reconstructivos para solucionar un error médico cometido en una de sus operaciones en los labios.

2.

wildenstein

Jocelyn Wildenstein es una socialité neoyorquina y magnate, conocida por su extravagante y costoso estilo de vida, tanto así que sus cuentas telefónicas ascienden a $60.000 dólares al año (un poco más de $120’000.000 de pesos).
Wildenstein, quien ha gastado más de $4’000.000 de dólares en cirugías plásticas, dice haberlo hecho con el fin de obtener una apariencia más felina para así complacer a su ex-esposo (Alec N. Wildenstein) quien tenía una fascinación por los felinos de gran tamaño.
A pesar de su deformado aspecto, Jocelyn dice sentirse cómoda y feliz con lo que ve en el espejo.

1.

hangmiouku

Hang Mioku es tal vez uno de los casos más aterradores y tristes de la adicción a la cirugía estética. Ésta hermosa coreana se realizó a los 28 años su primera interverción quirúrgica, en Japón. Desde ese momento entró 20 veces al quirófano. Posiblemente sufriendo de un trastorno dismórfico corporal, Mioku quería continuar modificando su apariencia física, pero una vez los médicos se rehusaron, la modelo  buscó la “ayuda” de un cirujano clandestino que decía estaba dispuesto a proveerle con una jeringa y silicona para que ella se auto inyectara, sin embargo, cuando se agotó su suministro, decidió recurrir al aceite de cocina. Su cara quedó desfigurada, irreconocible e inoperable.
Quebrada y deforme debido a que su rostro quedó significativamente más grande que su cuerpo, un programa de televisión coreana le ofreció un espacio en donde los televidentes, compadecidos por lo que vieron, le ayudaron con donaciones las cuales utilizó para retirarse 60 gramos de aceite de su cara y 200 gramos del cuello.
Aunque su rostro quedó bastante reducido, continúa lleno de cicatrices y desfigurado , un daño permanente e irreversible.

Comments

comments