¡A su salud!: Dormir bien

¡A su salud!: Dormir bien

LA SALUD ESTÁ ENTRE LAS COBIJAS

web-homer

 

Aunque muchos no lo crean, dormir es una de las actividades más importantes que hace­mos para poder vivir, al igual que comer o respirar. Sin embargo, con la llegada de la tecnología y las múltiples ocupaciones de la vida moderna, hemos relegado el sueño a un escaso tiempo dentro de nuestras actividades, al punto que muchas veces lo obviamos sin saber que esto es muy perjudicial para nuestra existencia.

 

Dormir es importante para una buena sa­lud. No dormir suficiente o tener una mala calidad de sueño incrementa el riesgo de hi­pertensión y enfermedades cardíacas.

 

No solamente importa la cantidad de tiempo que pasamos durmiendo, también es importante la calidad del sueño. Cuando el sueño es interrumpido o acortado, puede que no hayamos pasado suficiente tiempo en determinadas etapas del sueño. En otras palabras, lo bien que hayamos descansado y lo bien que funcionemos al día siguiente de­penderá del tiempo total que hayamos dor­mido y cuántas de las diferentes etapas del sueño hemos tenido.

Dormir es importante para una buena sa­lud. No dormir suficiente o tener una mala calidad de sueño incrementa el riesgo de hi­pertensión y enfermedades cardíacas. Ade­más, durante el sueño, nuestro cuerpo pro­duce determinadas hormonas. Por ejemplo: dormir profundamente desencadena mayor liberación de la hormona de creci­miento. Otros tipos de hormonas se liberan durante el sueño para ayudar a combatir las infecciones. También se libe­ran durante el sueño hormo­nas que afectan al uso que el cuerpo hace de la energía. Así la gente que duerme menos es más propensa a ser obesa, desa­rrollar diabetes o preferir alimentos muy calóricos y ricos en carbohidratos.

¿Insomnio? Siga estos 5 pasos para evitarlo

Apague la luz

Si usted le tiene miedo a la oscuridad tal vez esta noticia no le sea de mucho agrado: para poder conciliar rápidamente el sueño es importante no tener ningún tipo de luz en la habitación (esto incluye la de la televisión y los celulares), ya que ella limita la producción hormonal de la melatonina, muy influyente en la conciliación del sueño.

Haga del sueño una rutina

Establezca horarios para ir a dormir y para levantarse. No se quede “los cinco minutos más” después de que suene el despertador, esto hará que el cuerpo empiece a establecer un metabolismo con respecto al sueño.

Ejercicio sí, pero no tan tarde

Muchas personas creen que hacer ejerci­cio en la noche les ayuda a dormir mejor y más rápido, sin embargo esto no es cierto. Se recomienda hacer ejercicio entre 4 y 6 horas antes de ir a dormir, pues­to que el ejercicio aumenta la temperatura corporal y genera más dificultades e incomodidades al momento de dormir.

Échese una siestica pero…

Las siestas son muy importantes para la salud, pero no debe abusarse de ellas. Lo recomendable es hacerlo única­mente al mediodía y en un lapso máximo de 30 minutos, de lo contrario, ellas afectarán nuestro sueño en la noche.

¿Un cafecito? Hmm no

El consumo de cafeína necesariamente debe evitarse después del mediodía si a la no­che se desea dormir adecuadamente. El café, el té y otras bebidas con altos contenidos de cafeína pueden mantener a este psicoactivo alcaloide trabajando en el organismo durante unas 5 horas y puede tardar hasta un máxi­mo de 14 horas en salir.

Clávate el dato:

-Mientras dormimos, nuestro cerebro consolida las memorias y se regula nuestro estado del humor, disminuyendo la agresividad y la ansiedad.

- Una persona debe dormir al menos 7 horas al día, para mantener el funcionamiento

 

 

 

 

 

Comments

comments