Casino Royale

Casino Royale

Una película en donde el protagonista ya no es el carro sino el amor entre dos personas, James Bond y Vesper Lynd, en la que toma relevancia lo real y se deja a un lado los trucos fantasiosos con los la gente dice ¡eeeeh! Y lo más importante, a la media hora de estar viéndola logra que nos olvidemos de Pierce Brosnan (el antiguo 007). Casino Royale es una película con un final obvio como el de todas las demás de este tipo, pero el chiste está en que no sabemos exactamente cuándo terminará. Está hecha para ser la primera película de Daniel Craig (el nuevo 007), destacándose por ser un nuevo agente, igual de perro pero más rudo a la hora de actuar, más impulsivo y no tan calculador como los anteriores.

El contexto es el mismo, la rebeldía de Bond con “M” y una misión de importancia mundial. Esta vez el malo es Le Chiffre, un terrorista al que 007 debe derrotar en una partida de póker con apuestas exageradamente altas en el Casino Royale.

Es la oportunidad para ver una producción costosa y bien hecha, una película que hay que ver por cultura general, donde no duele para nada la gastada de la boleta y uno siente que este personaje tan antiguo está más vivo que nunca. Eso sí, si usted es fanático de ver finales inesperados tipo “Sexto sentido” es mejor que después la alquile, ya que aquí el héroe siempre vence a los malos, como sólo lo sabe hacer Bond.

Director: Martin Campbell.
Estados Unidos.
2006.

Comments

comments