Charlie Hebdo et la liberte d’expression

Charlie Hebdo et la liberte d’expression

 

chaliehebo2

Por Jonathan Rodríguez Troyano
@jonrodriguezt

Durante los últimos días mucho se ha dicho sobre la revista francesa Charlie Hebdo tras los ataques terroristas que terminaron con la vida de cuatro caricaturistas de la misma, a partir de esta tragedia nació un consigna en las redes sociales bajo el lema Je suis CHARLIE o “Yo soy Charlie”, con lo que se pretendía apoyar la libertad de prensa y a la revista francesa, a la vez que se repudiaban los hechos producidos por un grupo de jóvenes musulmanes, a los que finalmente dieron caza y muerte.

Sin embargo, la consigna “Je suis CHARLIE” ha tomado un matiz un tanto diferente, muchos se han excusado en éste lema para traer a colación situaciones como el proceso de paz y la participación del hacker Sepúlveda en las pasadas elecciones presidenciales, por lo que se ha perdido un poco el sentido original y a partir de esto ha nacido otra frase, o más bien la antítesis de la consigna original; “Je ne suis pas Charlie” o “Yo no soy Charlie”, en la cual se afirma que si bien los actos terroristas no debieron realizarse, no se apoya a la revista debido a sus contenidos satíricos y en algunos casos insultante hacia la religión musulmana.

Desde 1789, Francia ha sido pionera en liberté, ecalité y fraternité (libertad, igualdad y fraternidad), por lo que no supuso ninguna sorpresa las multitudinarias movilizaciones condenando los actos terroristas. Lastimosamente, más occidentalmente, el panorama ha sido diferente, mientras en Francia los judíos, cristianos y musulmanes se unían en un solo clamor defendiendo los derechos de libertad de expresión, por estos lados del continente, nos hemos enfrascado en una nueva polarización, esta vez con el argumento de que Charlie Hebdo era ofensivo y ridiculizaba el culto de 1.500 millones de personas.

Permítame preguntarme ¿acaso quienes utilizan aquel argumento serían partidarios de su propio asesinato por no estar de acuerdo con un movimiento político y publicar un meme en Facebook? ¿Tendría justificación asesinar a caricaturistas como Vladdo o Meo por sus gráficas?

La libertad de expresión significa que cualquier persona tiene el derecho de expresarse sin ser censurado, lo que significa, entre otras cosas, que lo que para usted es sagrado y criticable, para mí no es sagrado y merece crítica y oposición. También significa utilizar la sátira sin ser juzgado. Ahora, ¿a quién le gusta que se burlen de sus creencias? Parece ser que a nadie, sin embargo, esto no da pie a asesinar, y en todo caso, si no les gusta el contenido de la revista, NO LA COMPRE, pero no utilice este argumento en contra pues lo que están haciendo es justificar y darle la razón a los terroristas, de que se puede censurar lo que no nos gusta y dar pie a otras formas de intolerancia.

En Charlie Hebdo los caricaturistas expresaban sus críticas a una religión que les parece como menos irracional e ilógica en muchos de sus postulados, pero esto no es un crimen, tampoco lo es ser ateo, cienciologo o pastafarista, pero utilizar su satirismo para no apoyar la libertad de expresión, sólo puede llevarnos a la represión y devolvernos a la edad media y a las cruzadas, y no podemos permitirnos eso.

Comments

comments