Diatriba a los amigos cuando se enamoran

Diatriba a los amigos cuando se enamoran

mariac

María Camila Trujillo Vargas
@MariacamilaT

No sé si es un caso generalizado pero pasa muchas veces que, cuando la gente se enamora, entra en un estupor tan fuerte que se olvida de todo lo que es… y bueno, en tanto no afecte sus dinámicas cotidianas, no pasa nada. Pero la realidad es otra. La escala de prioridades les cambia completamente, llegando a la indigna situación de dejar a los amigos de lado.

No hay nada más aburrido, fastidioso y decepcionante que ver a los amigos de uno enamorados. De repente, en par semanas mandan al carajo un montón de años de amistad y se la pasan detrás de un idilio que, correspondido o no, los despoja de sí mismos y los convierte en zombies insoportables que lo único que consiguen es hablar y vivir en función de alguien más.

Supongo que cada quien buscará autojustificar las majaderías que comete durante ese periodo de subidones hormonales. Pero a lo que voy con todo esto, es que las relaciones que uno establece con los amigos suelen tener bases mucho más sólidas, que no se funden con el paso de los meses, ni terminan en noches de dramas o tusas de quinceañera.

Por la misma razón, a pesar de que exista el gusto por alguien, considero que el tiempo de los amigos debe respetarse, así como las salidas libres de parejas, las conversaciones grupales, las tardes de especulación colectiva o los rituales de fin de semana. Hay que pensar ante todo, que biológicamente estamos condicionados para que los enamoramientos duren máximo un par de años y luego decaigan inevitablemente.

Si bien puede resultar divertido potenciar alegrías químicas con una persona, es importante también conservar las relaciones que siempre han estado. No es buena esa idea de perderse el tiempo de ocio colectivo, las conversaciones transcendentales o los mejores momentos de la fiesta por estar flirteando con alguien.

Lo cierto es que tarde o temprano la biología hará su labor y cuando uno menos piensa, los amigos (des)enamorados estarán ahí, de regreso, retornando a los viejos hábitos y aleccionados por el destino, tras aprender que los amigos siempre van a estar y que los enamoramientos se deben dejar pasar.

Comments

comments