El poder de Jota Mario

El poder de Jota Mario

Me imagino que Jota Mario Valencia será conciente del poder que tiene al estar al aire en un programa de televisión durante los cinco días hábiles de la semana, frente a ,por lo menos, un millón de televidentes. Él hace parte de un programa muy atractivo que llega a las personas a través de la sensibilidad y la contradicción: primero aparece con dos hermosas modelos, luego sale el padre Gallo y después un consejero matrimonial. Seguido del combo de la fé y la felicidad: el Padre Chucho que con sus palabras le agua los ojos a la gente y la astróloga que trata a las personas de “mi amor” y les adivina el futuro en vivo. Y así, transcurren más de seis horas de monólogos, farándula, mensajes comerciales, que rellenan con invitados especiales, pero sobre todo hay mucha política de por medio.

Jota tiene más credibilidad que un noticiero, porque él dice las cosas “con amor”, a él le ponen música de fondo cuando quiere parecer tierno, además le dice a la gente que la quiere y los que llaman le responden con lágrimas, besos y mensajes que lo ponen al mismo nivel del presidente.

Este tipo tiene poder. Le llega a la masa, a la gente “desocupada”, a la gente desempleada, a los que tienen tiempo libre, a los que votan por celular. Todos: amas de casa, muchachas del servicio, gente en las salas de espera, en los bancos, consultorios y despistados. Sí, todos vemos a este señor en algún momento, este personaje ha hecho de todo en los escenarios más sutiles de influencia, se ha desempeñado como periodista, profesor, locutor, cantante y presentador.

No es que Jota Mario sea malo, lo más posible es que lo hace, lo hace con la mejor de las intenciones, pero ojala que sea conciente del poder que tiene. No más programas de televisión, ni radio, ni prensa y sitios web light bajo la excusa de pasar un rato agradable.

Comments

comments