En Cali hay un alto rechazo a la violencia interpersonal, revela el diagnóstico de cultura ciudadana 2016

En Cali hay un alto rechazo a la violencia interpersonal, revela el diagnóstico de cultura ciudadana 2016

unnamed (2)

El rechazo a la violencia interpersonal, la disposición de los ciudadanos para obedecer la ley y la no ocurrencia de situaciones conflictivas en la ciudad, fueron algunos de indicadores que tuvieron un aumento positivo según el diagnóstico de cultura ciudadana de Cali para 2016.

El diagnóstico fue el resultado de una encuesta que se realizó a 1.843 personas, mayores de 14 años de edad en la capital vallecaucana por Corpovisionarios, gracias al convenio entre Comfenalco Valle, la Administración Municipal y la Corporación Visionarios por Colombia.

“En la encuesta se realizaron 54 preguntas, las cuales fueron organizadas en 6 ejes temáticos que tienen indicadores que se calificaron en un rango de 0 a 10 puntos, donde en la medida en que aumenta es positivo y si disminuye es negativo”, afirmó Henry Murrain, director ejecutivo de Corpovisionarios.

Por su parte el alcalde de Cali, Maurice Armitage, agregó: “en nuestro gobierno, una de las líneas de trabajo más importante es la cultura ciudadana. En el Plan de Desarrollo Cali Progresa Contigo, es transversal a todas las dependencias, por ello debemos ser capaces de convivir, de entendernos y aceptar con respeto las diferencias. Además, comprometernos desde todos los puntos de vista con el progreso de nuestra ciudad”.

Carolina Campo, Asesora de Cultura Ciudadana de Cali, señaló que en el inicio del gobierno del Alcalde Maurice Armitage, tener esta medición es positivo en la medida que marca una línea base del estado de la ciudad. “Una realidad que estamos enfrentándola y transformándola desde la Asesoría en conjunto con toda la Administración Municipal, diferentes sectores y la comunidad en general, para tener en nuestra ciudad una convivencia armónica para construir la paz desde la cotidianidad”.

Resultados por ejes
Rechazo a la violencia: Este eje lo componen dos indicadores. El primero es la violencia interpersonal, que obtuvo un puntaje de 8.67, una mejora en relación al año 2013, donde se ubicó en 8.50, superando así a Medellín en la intención de las personas en no usar la violencia en la vida cotidiana. El segundo indicador es la violencia intrafamiliar, que obtuvo un resultado de 7.07, reflejando un aumento en la justificación del uso de la violencia hacia menores y mujeres.

“Una de nuestras apuestas es la dignificación de la mujer en cada uno de sus espacios, las mujeres han sido fundamentales en el desarrollo de nuestra ciudad. No podemos ser cómplices de una problemática nacional. Desde la oficina de equidad y género aunamos esfuerzos para defender y proteger a las mujeres. Juega un papel importante la independencia económica, por eso hay que generar oportunidades para ellas”, expresó el Alcalde Armitage.

Y es precisamente en este último indicador donde se indagó si los ciudadanos estaban de acuerdo con golpear a los hijos de vez en cuando para que aprendieran a obedecer. El 32% respondió de manera afirmativa. En el 2016 se han presentado 913 casos de violencia intrafamiliar, el 78% en mujeres, el 41% en el grupo etario de 18 a 30 años.

“Desde la Asesoría de Cultura Ciudadana realizaremos el programa de Revalorización para la Vida, donde promoveremos el respeto a los derechos humanos para fortalecer el rol de los conciudadanos en su protección, iniciativas que permitan el desarme voluntario; el manejo de las emociones y agresividad en las relaciones personales; y el desescalamiento de la violencia. Para hacer frente a los problemas de violencia intrafamiliar, se construirán estrategias enfocadas en su prevención a través de charlas, talleres y a la atención de víctimas y victimarios”, puntualizó la Asesora de Cultura Ciudadana.

Relación con la ley: La disposición por obedecer la ley, uno de los indicadores de este eje, obtuvo una calificación de 8.12 mejorando, pues para el año 2013 fue de 8. 01. La opinión positiva de la ley es otro indicador, el cual recibió un puntaje 5.39 mejorando levemente con respecto al año 2013. Por último, en el indicador de la Armonización de la ley con otros sistemas regulatorios, obtuvo 7.42 puntos sobre 10, presentando una mejoría notable a comparación con los años 2010 y 2013.

“Es muy importante la apropiación de la cultura ciudadana, debemos autorregularnos, regularnos mutuamente y acatar la ley, siendo multiplicadores de acciones y mensajes que contribuyan a respetar la vida y a tener una mejor sociedad”, anotó el mandatario de los caleños.

En algunas preguntas que correspondieron a este eje, se pudieron evidenciar los diferentes casos en que la ciudadanía justifica desobedecer la ley. Los cuatro primeros son: cuando es la única manera de ayudar a la familia 39%; cuando es la única manera de luchar públicamente contra una ley o régimen injusto 31%; para defender propiedades o bienes 26%; cuando es la única manera de alcanzar los propios objetivos, 24%.

“Nada vale más que una vida, es el programa que desde la Asesoría de Cultura Ciudadana se adelantará para que la relación entre los ciudadanos con la ley mejore, y se sientan identificados con ella, logrando una sana convivencia y el orden. La promulgación muy pronto de decretos pedagógicos, estrategias de comunicación intensificadas sobre normas legales y estrategias de transparencia de las autoridades, entre otras, serán las acciones que desarrollaremos en la ciudad para afianzar esa relación entre los ciudadanos y la ley de manera coordinada con las dependencias” enfatizó Carolina Campo.

Interacciones ciudadanas: El primer indicador de este eje hace referencia a las ocurrencias de las situaciones conflictivas. Se indagaron ocho situaciones de convivencia, cuyo resultado arrojó un puntaje de 8.16, evidenciando que se ha presentado una mejoría en este tema. Las riñas por música a volumen en exceso y las riñas entre borrachos, siguen siendo aquellas situaciones que más ocurren. En los estratos 1 y 2 fue donde más se reportaron.

Frente a este indicador el Alcalde dijo: “desde diferentes dependencias de la Alcaldía adelantamos acciones para que en la noche se cumpla con las normas, por ejemplo en tránsito se han intensificado los controles de alcoholemia, asimismo el Dagma y salud hace controles al exceso de ruido y la Secretaría de Gobierno y la Policía adelantan operativos de seguridad en el marco del comité Cali 24 horas”.

En el diagnóstico se revela que las situaciones más vividas en el ámbito de la movilidad, las cuales se presentan en todos los estratos, son: montar en bus o buseta que iba demasiado rápido, con un 22.9% y al cruzar una calle un vehículo se le vino encima, 19.1%.

El segundo Indicador es el de coexistencia y diversidad, en el cual se presenta una negativa para convivir con grupos diversos. En el 2016 se obtuvo 7.46 puntos sobre 10, registrando una caída con respecto al 2013. Los resultados responden al deseo de no querer coexistir mayoritariamente con personas con opción sexual distinta, personas con SIDA y trabajadoras sexuales.

En el diagnóstico se reveló que al 69% de los ciudadanos no le gustaría tener como vecinos a drogadictos; alcohólicos 66.0%; personas con opción sexual distinta 40.7%; trabajadoras sexuales 39.1%; desmovilizados o reinsertados 69%; enfermos de SIDA 25.9% y por último gente de una región distinta a la suya 10.7%.

“Esto es el reflejo de la falta de tolerancia y de aceptar las diferencias con respeto. Los caleños nos caracterizamos por nuestra amabilidad, sin embargo, el diagnóstico nos invita a reflexionar frente a personas diferentes a nuestra forma de ser. Debemos ser incluyentes de palabra y de acción para que nuestra Cali progrese construyendo la interculturalidad”, indicó el Alcalde.

No obstante, el rechazo de vivir en vecindad con desmovilizados o reinsertados disminuyó, de un 43% en el año 2010 a 27% en el año 2016.

A la pregunta ¿cuál cree usted que más se discrimina en Cali?, los ciudadanos contestaron que creían que quienes más sufrían discriminación eran los homosexuales, seguidos por los afrodescendientes, las personas en condición de discapacidad, las personas de bajos recursos, los indígenas, los reinsertados y las mujeres.

“Desde el enfoque de cultura ciudadana hacemos desde ya acciones para promover el respeto y los derechos humanos para la construcción de la interculturalidad, es por esta razón que nos enfocaremos en implementar el programa, Convivir Mejor es Vivir en Paz, donde realizaremos mesas comunitarias en las cuales los ciudadanos, por medio de una interacción intensificada, puedan construir lazos sociales y convivencia”, agregó Campo Ángel.

Percepción del otro: 3.63 fue el puntaje para el indicador de confianza en cumplimiento de acuerdos entre ciudadanos, reflejando una menor disipación para hacerlos. En cuanto al indicador de percepción de probidad de los ciudadanos, se ubicó en 3.66 puntos, donde se evidencia el aumento en la percepción de corrupción en ciudadanos, generando bajas expectativas para la interacción de los ciudadanos. La simetría obtuvo 4.07 puntos.

“Siempre estamos reclamando que los demás no hacen. Lo importante no es señalar sino actuar, pasemos de la Cali soñada a la Cali que progresa en equipo, donde todos halemos para el mismo lado, donde todos luchemos por el bien colectivo, por la equidad y justicia para todos. Además, si logramos reconstruir la confianza podremos avanzar en una ciudad más segura, donde nos apoyamos y nos cuidamos mutuamente”, afirmó Maurice Armitage.

Con relación al eje de percepción del otro, Carolina Campo indicó que desde ya se están realizando en la ciudad acciones colectivas, donde mediante la unión de esfuerzos se logra transformar a las comunidades, como fue evidenciado con la recuperación del parque José Celestino Mutis en el barrio Terrón Colorado. “Cali Progresa Contigo es el programa por medio del cual se realizarán acciones colectivas para que entre todos los ciudadanos cooperemos en actividades concretas y así, la visión compartida de ciudad”.

Relación con lo público: a 1.93 puntos se ubicó la participación efectiva de los ciudadanos en Cali, este indicador mejoró ligeramente. La percepción de la regulación de las autoridades obtuvo un resultado de 4.17 manteniendo niveles bajos, siendo en los temas de espacio público, diferentes a la movilidad, en donde menos presencia de las autoridades se percibe. En cuanto a la percepción de probidad en funcionarios, la calificación llega a 1 punto. La importancia de asuntos públicos 5.66 y la confianza institucional, de 2.73.

El Ejército con un 35%, la Policía 21%, la Alcaldía con el 13% fueron las tres instituciones a los que los ciudadanos manifestaron tener mayor confianza, mientras que los funcionarios públicos en general, el Congreso y los políticos fueron los que presentaron mayor desconfianza.

“Generemos confianza con el sector público “será el programa que desde Cultura Ciudadana se adelantará para entablar diálogos entre los servidores públicos y la ciudadanía generando un acercamiento entorno a la corresponsabilidad.

Y el ultimo eje es el de seguridad, donde la percepción de seguridad es el único indicador, el cual obtuvo 3.82 puntos de 0 a 10, aunque amentó con respecto a la medición del año 2103, de 3.25.

“Esta es una realidad que se vive en todo el País, desde nuestro gobierno adelantamos estrategias con la Policía Nacional para reducir los homicidios, que en este mes de julio ha sido de gran impacto, la cifra ha disminuido en 17%, de igual manera a través de las diferentes dependencias se desarrollan programas para la reconstrucción del tejido social, como por ejemplo el programa de capacitación y generación de ingresos para jóvenes pandilleros.

De igual manera, tengo claro que el esfuerzo no es suficiente debido a que nos encontramos en un escenario de post conflicto que traslada el tema de la violencia hacia las ciudades, expresada en diferentes tipos como presencia y accionar de grupos armados y delincuencia organizada, lo que puede generar el recrudecimiento de las diversas formas de violencias urbanas, con acciones como violencia contra la mujer, conflictos de control territorial (fronteras invisibles), extorsión y el microtráfico de drogas y armas. Por ello hacemos un llamado al Gobierno nacional para trabajar en estrategias conjuntas que le permitan a Cali mejorar la seguridad, teniendo en cuenta que es la principal ciudad receptora de población desplazada del suroccidente colombiano”, puntualizó Armitage.

Para contribuir al mejoramiento de los índices de seguridad en la capital vallecaucana, la Asesora de Cultura Ciudadana, Carolina Campo, dijo que se creará el programa ´Desarmémonos por la Vida´ donde se hará especial énfasis en la resolución pacífica de los conflictos.