Estás conmigo o estás contra mí

Estás conmigo o estás contra mí

En el inicio de la guerra fría, la famosa paz armada, Colombia estaba a punto de enfrentarse a la denominada época de “la violencia”, conflicto que además de ser uno de los más sangrientos del continente, fue la respuesta a los desequilibrios sociales y políticos que vivía el país. Este fenómeno, alejó al país de Dios y lo acerco a Estados Unidos, lo que fundamento el imaginario de que con ejército y policía resolveríamos los problemas nacionales.

Nuestras elites – muy cultas por cierto (hoy todavía ellos creen que el concepto de cultura es traer toda idea que venga de Europa o Estados Unidos) – decidieron hacer caso a toda propuesta decente e indecente que el gobierno norteamericano promulgaba. Fue de este modo como surgieron los primeros brotes de paramilitarismo – y no más adelante como afirman algunos analistas – en el que cualquier muestra de oposición era borrado y tildado de enemigo, era la época de los famosos “pájaros”, asesinos del partido conservador que curtieron todo tipo de masacres y se apropiaron de cualquier cantidad de tierras. Pero fundamentalmente, era el inicio de una doctrina, muy norteamericana, hoy todavía inmersa en nuestra sociedad: ESTÁS CONMIGO O ESTÁS CONTRA MÍ.

Desde que inicio este gobierno y desde siempre – pero como nuestros noticieros dicen que todo esta mejor – investigadores, ONG`s, periodistas, sindicalistas, lideres indígenas, defensores del medio ambiente y los derechos humanos, académicos, fundaciones y abogados han sido encarcelados, amenazados y asesinados. Cualquier cosa que se oponga o diga algo en contra de este gobierno es considerado de guerrillero y terrorista. Que triste. Daniel Samper, por ejemplo, tuvo que suspender los debates por Chat debido a los insultos que la gente le propiciaba. A esto se suma, las amenazas y la intercepción de teléfonos a SEMANA, una revista prestigiosa por su calidad periodística que no se arrodilla frente al altar del Mesías.

Cabe entonces hacerse varias preguntas ¿vamos a llegar a tener paz y desarrollo si callamos a todo el que propone nuevas cosas? ¿No es arcaico pensar que todo el que difiere de mis ideas es un enemigo? ¿No es la democracia un concepto que defiende los pluralismos? ¿Que seguridad democrática se construye atacando a quienes piensan algo totalmente contrario a lo nuestro?

Que no nos digan mentiras, lo que se ha estado construyendo no es un mejor país sino un concepto de polarización que genera más conflictos en vez de solucionarlos, que radicaliza más las posiciones en vez de permitir medidas de conciliación. Lo que se ha estado construyendo es la guerra, y ya varios informes han demostrado que las FARC han perdido territorio pero siguen siendo un ejercito fuerte; que los territorios que antes eran de las FARC ahora son de los paramilitares, convirtiéndose estos en un fenómeno más terrible y más amenazador que el proponía extirpar este gobierno; que donde llega el ejercito no llega la escuela ni el juez ni el fiscal ni la salud; que por alguna razón Medellín, Cali y Bogota quedaron dentro de las cinco ciudades más peligrosas del mundo; y que el narcotráfico sigue siendo un negocio rentable así fumiguemos todos nuestros recursos ambientales. Es difícil, nadie lo niega, pero con esa doctrina de ESTAS CONMIGO O ESTAS CONTRA MI solo estamos alimentado esa sed de sangre que desde hace tiempo nos ha marcado.

“PARADÓJICO NO! LOS BUENOS Y LOS MALOS TERMINAN CONVERTIDOS EN LA MISMA COSA, PARA TODOS EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS”

Comments

comments