Gurisatti, Juan Roberto y la Paz…

Gurisatti, Juan Roberto y la Paz…

democracia

Por Jair Villano
@VillanoJair

Volvió Gurisatti a Rcn; ¡qué miedo! Naturalmente, los “perseguidos judiciales” aplauden. Todo el mundo sabe que el noticiero estará más uribizado que nunca antes. Gurisatti ha expresado abiertamente su descontento con las negociaciones que se adelantan en La Habana y ahora dirige uno –si no acaso el– noticiero más importante del país. ¡Qué miedo!

No es de extrañarse que ahora el Fiscal Montealegre sea más caricaturizado, que parezca, al igual que todos los que están en contra las prácticas ilegales perpetradas por miembros del uribismo, un perseguidor. O un Fiscal politizado, como dicen otros. En contraparte, las palabras del Procurador Ordóñez tendrás más peso. La godarria se vino con toda muchachos. Agárrense.

Debe estar pasando algo raro en las cadenas nacionales, pues al igual que Rodrigo Pardo, el vanidoso Luis Carlos Vélez también renunció a su puesto como director de Caracol noticias. Y ahora Juan Roberto Vargas dirigirá el noticiero que analiza desde lo más estrechos ángulos; a Juan Roberto lo vi en Cali recibiendo una botella de Aguardiente Blanco por parte del gobernador, Juan Roberto, al igual que la mesa de trabajo de Blu radio, fueron condescendientes con el gobernador y eso que aún no habían probado las mieles del aguardiente. Y eso pues…

Me preocupa, sí, porque es dable que este año se firmen los acuerdos en La Habana, me preocupa porque está bien hacer política desde los medios, un medio es por definición político, pero en un momento tan fundamental como lo es el que atraviesa el país, los medios pueden ser óbices para la aprobación de los puntos acordados entre las partes. Y eso que hay elementos para decir que los medios son gobiernistas, y sin embargo Juan Manuel es preciso que usted hable con Carlos Julio Ardila, sí, a fin de cuentas Juan Roberto es menos peligroso.

No es que esté defendiendo la gestión de un presidente que se jacta de la paz, aun cuando su modelo de gobierno exacerba las desigualdades, no defendería a un gobernante cuya política económica está en perjuicio del medio ambiente, y eso por decir lo menos, el punto es que no defendería a Juan Manuel si no fuera por quien está en frente: o sea, los guerreristas, la ultraderecha que cree que todo se debe arreglar por la fuerza.

Retomando, mal que bien con Rodrigo Pardo el noticiero estaba tomando un aire serio, había sangre, hurtados y muertos, pero también temas de interés nacional. Con Vélez, en cambio, estaba pasando lo contrario: en su fugaz dirección del noticiero, Caracol estaba dando prelación a los temas de más rating, es decir, los más superfluos. Y le estaba yendo muy bien. Qué triste, pero eso parece confirmar que eso es lo que le gusta a las audiencias: muertos, goles y piernas insinuantes.

Qué más da, solo resta por decir que hay que estar atentos, y que aunque parece que todo el mundo sabe esto que digo, no es así. Amén de la posible refrendación de los acuerdos se vienen las elecciones para autoridades locales, de suerte que tanto Caracol como Rcn estarán haciendo cubrimientos. No es baladí esto que refiero, es que, lamentablemente, la calidad de una democracia depende mucho de la calidad de los medios.

(Pailas).

Comments

comments