La precocidad de los diablitos

La precocidad de los diablitos

Son las tres de la tarde de un día cualquiera en la ciudad de Cali. De repente, se empiezan a escuchar algunos sonidos característicos que indican que diciembre y el fin de año se nos vinieron encima, cual “chicharra anunciando verano”, como bien diría la abuela. Y sí, es inevitable, han aparecido, son ellos, enmascarados, sudorosos y en el peor de los casos, con instrumentos artesanales y por qué no, en pro de una política ambiental de reciclaje. Señores con ustedes, “los diablitos”, un puñado de jóvenes de las comunas menos favorecidas, que deciden, en su afán de conseguir un aguinaldo, recorrer las calles de la ciudad, disfrazados y tocando sus tambores. Algunos logran persuadir a cualquier trompetista desocupado para hacer más sonoro el espectáculo ambulante, de manera que la gente salga, los mire, se deleite y les apoye con una monedita.

Hasta aquí nada nuevo. Los diablitos son los mismos de hace muchos años; aún los recuerdo, pero no desde tan temprano. La desgracia para algunos y alegría para otros, es que con el pasar de los años esta manifestación cultural se adelanta cada vez más y acompaña el efecto de una Navidad anticipada. Ahora, no es sino esperar a que pase el Halloween, para que los diablitos se alisten y marchen, acentuando la percepción general de que el año se acabó.

Los diablitos se han vuelto precoces, y no le tienen miedo a la precocidad, como de pronto le ocurre a mucha gente. Por el contrario para ellos, que el año termine pronto es razón de motivación, obviamente con la aspiración de beneficiarse. En Cali los diablitos son el anuncio más latente de que el fin de año llegó, y con ellos se desencadenan los demás efectos propios de diciembre que traen felicidad temprana y arrepentimiento tardío.

A continuación se ha reseñado un podio en cuanto a calidad. Vale la pena resaltar, que a mayor calidad de los diablitos, más gente se saca a la calle; esto por si de pronto a usted le parece una buena alternativa para ganarse unos pesos para la Feria:

3er Puesto
Diablitos en trío

Conformado por el gestor de la idea y dos vecinos que al son de un galón de gasolina, bailan con trapos viejos de la mamá como disfraces y utilizan coladores de café para recibir sus honorarios.

2do Puesto
Grupo de diablitos
Está compuesto por un grupo no mayor a cinco personas que se han rebuscado los disfraces y máscaras para hacer de su show algo más vistoso; como plus lo graron que les prestaran un redoblante y un bombo de la escuela de su barrio.

1er Puesto
Agrupación cultural de Diablitos

Se llevan el honor del primer puesto porque sí hacen referencia a su nombre. Son entre seis y ocho personas, de las cuales tres hacen parte del comité musical, que incluye, además de la percusión, la trompeta, que le da un efecto de papayera al show. Los demás están adecuadamente disfrazados de diablos, acompañados de un látigo que azotan contra el pavimento.

Comments

comments