María del Pilar Hurtado, la nueva Voz Colombia

María del Pilar Hurtado, la nueva Voz Colombia

 

mariadelpilarhurtado

Por Luis Gaviria
@luisgaviria226

María del Pilar no tiene bicicleta pero sí un buen par de acusaciones que la tienen en la mira de la opinión pública colombiana.  Desde las huestes del gobierno y los anti-uribistas, varios se están mordiendo las uñas expectantes por escuchar a quién o a quiénes la ex funcionaria del DAS les tirará el agua sucia por el escándalo de las “chuzadas”. Mientras que los Ubérrimos están preparando sus armas de defensa que constan de discursos vehementes y comunicados de prensa divididos en trinos polémicos.

Para nadie es secreto que en los medios de información se está librando una batalla sobre la moral, donde los polos opuestos de la política colombiana buscan a toda costa quedarse con el título de “Miss Limpieza 2015”.

No importan las víctimas ni el delito como tal; ni siquiera María de Pilar, ya que ella es sólo una excusa de ambas partes para legitimar sus acciones “decentes”.

Los uribistas de pura cepa argumentan que el accionar de la funcionaria “era necesaria para la seguridad nacional en cierta medida”, y que las acusaciones hacia Hurtado es otra campaña de difamación contra el redentor de la patria, el Senador Álvaro Uribe Vélez.

Entre tanto, los santistas, los del gobierno y los de la Unidad Nacional, han tomado esto como otra razón para hacer valer su pulcritud filosófica y política, que les da el poder para despotricar con suficiencia moral todo lo que se hizo en el gobierno pasado, basados en una amnesia colectiva que ha olvidado que el Presidente Juan Manuel Santos fue parte de éste, y que incluso estuvo a favor de la ex directora del DAS cuando se le acusó por las interceptaciones ilegales.

Lamentablemente en este “reality” no interesa si María del Pilar es condenada o no, o cuántos años tendrá que pagar en la cárcel por sus faltas. Tampoco interesa cómo se va a reparar a las víctimas de las “chuzadas” y  mucho menos su opinión frente a la vulneración de sus derechos. Aquí lo que interesa es lo que Hurtado dirá en sus próximas declaraciones, no porque su confesión sea una ayuda para esclarecer el delito y de paso impartir justicia, sino por saber quién será el próximo que caerá en el juego perpetuo del escarnio público.

Por lo anterior propongo que a María del Pilar Hurtado le concedan el título de la Voz Colombia, puesto que lo que cantará en los próximos días en el estrado hará que más de uno se voltee en su silla. Sin embargo, también pido que esto no se convierta en otro argumento más para hacer política. Estamos a pocos meses de que se abra la contienda electoral regional y lo último que queremos ver los colombianos otra vez son campañas basadas en el escándalo y la difamación, tal como sucedió el año pasado con las presidenciales.

Culpable o no, la funcionaria del DAS que en Panamá disfrutaba de su asilo político disfrazándose de coneja, deberá responder por sus delitos, y será la justicia quien determinará el desenlace de esta historia. Nadie más debe meter la mano, ni mucho menos los políticos colombianos, que de limpios no tienen nada. Y ojalá lo que hizo María del Pilar sea un ejemplo para los demás prófugos que creen que la evasión a la justicia está en su pasaporte.

Comments

comments