No pretenda…

No pretenda…

Having nothing to say

Por Diony Ico Brath
@DionyIco

No pretenda, no espere, no proyecte cambiar a una persona a su imagen y semejanza, así usted la o lo conoció, y así él/ella seguirá igual. No sea tan iluso/a, si lo/a conoció en un rumba swinger no intente, ni siquiera pensar, que él/ella será una persona monógama; si la conoció con estilo fashionista putongo, no pretenda vestirla después decentemente; si lo conoció borracho, no pretenda recuperarlo: el gamín seguirá siendo gamín hasta su muerte, (puede que se comporte, pero no dejará de serlo); si él es guiso, no pida que la traten a usted de “Señorita”, ¡NOOOOO!, será “mami, muñeca, mi perra”; si él/ella es impuntual, prepárese, seguirá esperándolo/la (llénese de mucha paciencia y acostumbre a cargar un libro para tornar la espera amena y menos eterna); si él/ella es materialista, renuncie, esta persona lo/la puede llevar a la quiebra en las primeras citas; si nota que es mentiroso/a, huya; si sabe que él/ella es sadomasoquista, y a usted le gusta pues no hay problema, sino, vaya comprando medicamentos para el dolor porque ni siquiera el mejor sexólogo lo/a hará cambiar la manera de satisfacer su necesidad sexual, etc.

No tengo ni idea, ni quiero encontrar la razón de por qué las personas se enredan tanto seleccionando a la persona que las “acompañará por el resto de la vida”. Si a usted no le gustan ciertas actitudes, comportamientos y rutinas, pues simplemente descarte. El ser humano no cambia en meses, tienen que pasar una serie de sucesos que pueden durar, incluso, toda la vida para que esa persona llegue a ser lo que usted cree que es conveniente. No lo haga, no sea IDIOTA, la vida es corta como para gastarla de esa manera; sin embargo, hay cambios saludables como por ejemplo: hacerle ver a esa persona su manera de trabajar, la cual puede tornarse más eficaz y eficiente; hacerle ver cómo ser un buen ciudadano. Esto se cumple si sólo sí, hay amor, y el cambio no sea impulsado por preferencia de uno de los involucrados sino porque es lo correcto para su vida, sin importar que el cambio signifique separación. De resto, no hay solución, así pague salud prepagada.

Mi recomendación para estos casos es: si es imposible tolerar las actitudes que son de su molestar, termine esa relación; si no son tan delicadas como la impuntualidad, la o el que debe cambiar es usted si quiere continuar. La vida no es complicada, “diosito lindo” nos creó muy bien y nosotros sencillamente somos unos completos masoquistas, porque la media naranja existe, la clave está en:

1. Tener muy claro lo que le gusta y lo que no le gusta.
2. Piense a largo plazo, qué quiere de su vida y que estas proyecciones estén acordes con su posible pareja.
3. Desarrollar e implementar un buen proceso de selección de nuestra futura pareja (se debe tener en cuenta los puntos anteriores).
4. El más importante: ser racional, eliminar las emociones estúpidas (mariposas en el estómago y el loco erotismo) cuando debamos tomar aquella decisión trascendental de: “en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza…”.

Para terminar, como para volverlos locos, la ironía es que su mejor pareja es su opuesto.

Comments

comments