Por mi culpa los Stones no vienen a Colombia

Por mi culpa los Stones no vienen a Colombia

STONESEsto que voy a relatar no es mentira ni ficción, es una historia de la vida real, los protagonistas somos: mi mala suerte para los conciertos y yo.  Me explico, solo se necesita que me den ganas de ir a un concierto para desatar una serie de eventos desafortunados para que al final cancelen la presentación.

Todo inició cuando Cerati vendría a la que sería su última presentación en Colombia, teniendo los recursos, el tiempo y las ganas de ir, dije “no, mejor luego, sé que él regresará en unos dos o tres años al país”. Me equivoqué. Al poco tiempo era noticia el accidente cerebrovascular que había sufrido al final de una presentación en Venezuela. Ya todos conocemos el final.

En el año 2013, Bon Jovi anunció que su gira pasaría por Latinoamérica y se presentaría en Buenos Aires justo el fin de semana de mi cumpleaños. Para mí, que soy fanático de esta banda, era la ocasión perfecta para celebrar mi llegada al tercer piso. Pero no, el 10 de septiembre, antes de su presentación en el D.F., a Tico Torres (el baterista) se le ocurre enfermarse de apendicitis, por lo que tuvieron que mover las fechas en esta zona del continente. Viajé a Argentina, pero no hubo concierto para mí.

No contento con eso, en noviembre de 2013, se presentaban en el mismo fin de semana en Bogotá Charly García y Fito Páez, por un lado, y Yuri, por el otro. Solo fue necesario que dijera a Don Gato, mi mejor amigo, que hubiera sido rico ir a esos dos conciertos para que a Charly hubiera sufrido un preinfarto y que, por imprevistos ajenos a los organizadores, se cancele también la presentación de la mexicana.

Más se demoraron los medios y páginas web en anunciar que los Rolling Stones se presentarían en Argentina y que Colombia sería uno de los países en que muy probablemente se presentarían, que yo en decir en redes sociales que quería ir. En menos de una semana se cayó todo, y hasta el momento, mientras escribo este artículo, no han confirmado nada al respecto.

Zoé y el Buki se presentaron en Cali sin mayores consecuencias porque no hice mucha fuerza para ir, gracias a Dios, porque más de uno me tendría en la lista negra (incluyendo a Don Gato) donde hubieran cancelado por alguna enfermedad o un inconveniente o algo. Los conciertos de Kraken y los Van Van de Cuba se han llevado a cabo porque son inmunes a mi sal, es que esa gente prácticamente vive aquí.

Por eso, cuando los demás me hablan de su mala suerte, por dentro me les burlo. ¿Mala suerte en el amor?, sepa escoger en quién se fija, ¿mala suerte en los negocios?, aprenda a invertir muy bien su billete, ¿mala suerte en los juegos de azar?, no pierda su tiempo en eso, ¿un día de perros?, eso le pasa a cualquiera; lo mío es otro nivel.

Ahora mis amigos temen cuando digo que quiero ir a un concierto. Están rogando para que no me den ganas de ir a ver a Katy Perry o a Pearl Jam, quienes anunciaron conciertos para finales de este año en Bogotá. De una vez, voy a procurar hacerme unos baños, riegos, una limpieza con chamán incluido y hasta espero atravesármele al viento de la Rosa de Guadalupe, pero si los cancelan, de una vez advierto, no va a ser por mi culpa.

Escrito por Diego Alejandro Guerrero  @shakadesu

Comments

comments