¿Qué es la Justicia Transicional?

¿Qué es la Justicia Transicional?

DIÁLOGOS DE PAZ EN LA HABANA

Foto: EFE/Alejandro Ernesto

Por Luis Gabriel Rodríguez
@Lgdelarosa

Por estos días cuando todos hablan de paz en Colombia, es necesario que todos entendamos los procesos que se adelantan, o mejor, que todos hablemos el mismo idioma.

Entonces, cuando escuchamos del proceso de paz que lleva a cabo el gobierno con la guerrilla de las FARC, nos enteramos que están dialogando para terminar el conflicto y que en caso de lograrlo entraríamos en un proceso de justicia transicional.

¿Qué es la justicia transicional?

Es un proceso que permite a un país hacer un tránsito y pasar de la guerra hacia la paz, o de una dictadura hacia un Estado democrático.

En Colombia, se ha reconocido que existe un conflicto armado interno, de manera que nuestro proceso sería el propio de un tránsito de un Estado en guerra hacia un Estado en paz.

Como dato especial, se debe recordar que no es la primera vez que en éste país se lleva a cabo la aplicación de la justicia transicional, ya hubo uno, y se consagró en la ley 975 de 2005 denominada “ley de justicia y paz”, que permitió la desmovilización de los grupos paramilitares. Y ahora se pretende aplicar un nuevo proceso con la guerrilla de las FARC.

¿Cuáles son los fundamentos de la justicia transicional?

Existen tres pilares de los procesos de justicia transicional: la verdad, la justicia y la reparación. La verdad permite que se conozcan las razones por las cuales los grupos al margen de la ley cometieron los delitos, y que informen lo qué han ocultado, dónde están los muertos, los autores, entre otros.

La justicia pretende que el Estado cumpla con su obligación de sancionar a quienes perpetraron las violaciones a los derechos humanos. Y la reparación, procura devolver a las víctimas al estado en el que se encontraban antes de los actos cometidos contra ellas.

Por lo anteriormente mencionado, es tan difícil hablar de los procesos de justicia transicional, dado que equilibrar los tres principios es casi imposible.

Los Estados deben lograr conciliar hasta el punto en que todos queden contentos, o por lo menos en la medida de lo posible, conseguir la mayor satisfacción de cada uno de ellos, hacer procesos que permitan que llegue la verdad, crear penas alternativas para que paguen los responsables de los delitos y que a su vez estos acepten con el fin de negociar, y por último, reparar a las víctimas integralmente, con procesos eficientes, restituyéndoles sus tierras, indemnizándolas por los daños que sufrieron, acompañándolas con tratamientos médicos, sicológicos y educativos, en fin… con mucha voluntad para que la plática alcance, el Estado no se excuse y no les cumpla a las víctimas.

Comments

comments