Rock de papás y tíos cincuentones

Un día decidí interrumpir aquellas horas extrañas en las cuales mi padre se encerraba en sus vinilos. Aquel día fue crucial, lo que escuché en sus viejos LPs cambió mi perspectiva musical y me ha permitido observar la actualidad con criterios validos de evaluación.

Estudiando el entorno artístico moderno, es evidente el impacto resultante ante géneros como el “rock fusión”, “rock- pop” y todas sus derivaciones. La industria produce e impulsa a pasos agigantados gran cantidad de proyectos y artistas, con ideas supremamente variadas. Generalmente la sociedad considera estas tendencias como novedosas y originales, sin evaluar el pasado que tronó en los empolvados parlantes de la generación setentera.

Por mi lado, hago parte de una ya extensa contrapartida musical, la cual está viviendo múltiples “deja vus” al escuchar las nuevas tendencias. Cada nuevo hit radial me recuerda los riffs de Robert Plant, que mi padre me enseño esa misma tarde anteriormente resaltada. Artistas como Bob Marley, expresaron en vida que la música se comporta cíclicamente y que siempre se crearan cosas genuinamente nuevas, sin embargo personalmente no he detectado aquella renovación en el movimiento del rock.

Realmente no se trata de juzgar, sólo de resaltar una situación de estancamiento creativo. Es posible que pronto se presente alguna expresión artística revolucionaria, la cual cambiaria las opiniones de muchos insatisfechos. El gran reto para el espíritu artístico de los rockeros actuales, es llegar a un nivel superior de creación, aquel nivel que hasta la fecha solo fue alcanzado por: Zeppelin, Beatles, Sabbath y Floyd.

Comments

comments