¿Sacrificios por la paz?

¿Sacrificios por la paz?

paz2

Por Luis Gabriel Rodriguez de la Rosa
@Lgrdelarosa

En estos tiempos, en que todo se debate entre la búsqueda de la paz y la continuidad de la guerra, o mejor, los tiempos en que el proceso de paz definirá el futuro de este país; es necesario recordar y reflexionar acerca de procesos anteriores que hoy todavía causan estupor en algunos y analizar las posiciones, la impunidad es el eje central de los opositores, la paz el de los defensores, y la justicia y la verdad el de las víctimas.

Del proceso de paz con las FARC todo es incertidumbre, se conoce algunos acuerdos y se espera otros, el gobierno prometió tener en cuenta la opinión de los colombianos a través de la refrendación de los acuerdos, aunque eso parece ser un discurso pasado, hoy, ni el Fiscal General ni el Presidente hacen énfasis en dicho proceso de legitimación, por el contrario, lo consideran innecesario, al parecer no habrá ni referendo, ni plebiscito, ni asamblea constituyente, ni nada… Hecho que no puede pasar desapercibido, dado que muchos pretendemos la paz, pero no a cualquier costo, ni tampoco de cualquier manera, dado que hay deudas históricas que no pueden pasarse por alto.

Entonces, cabe retornar el pasado para analizar un suceso de grandes magnitudes dadas sus consecuencias. Hace algunos días el tribunal de Barranquilla decidió dar libertad al exparamilitar “Juancho Dique” quien participó en la masacre de un centenar de personas en El Salado, y la matanza de Chengue, en Sucre, donde murieron 27 personas (por citar algunas referencias del personaje). Entonces, como suele suceder, todos alzaron su voz de protesta y alegaron que no era posible que quedara en libertad dicho criminal pagando solamente ocho años de prisión.

Claramente es un hecho impresionante, un ser humano que protagonizó masacres y torturas, y desplazamientos forzados, pronto saldrá libre, y jurídicamente es posible, gracias al proceso de justicia y paz impulsado por el expresidente Uribe, en dicho proceso él la pena alternativa oscilaba entre 5 y 8 años, razón por la cual muchos de quienes se acogieron a la ley estarán en libertad este año. Por tanto, quienes hoy gritan que llegar a acuerdos de paz generará impunidad, fueron los mismos que ayer firmaron un pacto en el que la impunidad fue el principal elemento. Simples contradicciones.

¿Cuál será el costo de la paz para este país? En su momento se firmaron los acuerdos de Ralito y se desmovilizaron miles de miembros de la AUC, quienes lo hicieron se acogieron a un proceso muy laxo en sus penas, purgaron sus culpas con penas de prisión de máximo ocho años y ahora harán parte de nosotros sin deudas legales, haciendo muy poco realmente; quienes no lo hicieron mutaron sus estructuras criminales y hoy se conocen como BACRIM. Y paradójicamente, todo se generó en el marco de las negociaciones adelantadas por el gobierno Uribe en 2005. Ahora bien, que se viene con los nuevos acuerdos, ¿habrá refrendación? ¿Veremos en los próximos años a los grandes perpetuadores de la muerte entre nosotros, como a partir de este año lo haremos con los exparamilitares? Amanecerá y veremos, por ahora, no sobra recordar el pasado, y sus protagonistas, dado que lo que hoy nos escandaliza fue perpetuado por los líderes de la lucha contra la impunidad.

Comments

comments