Se acabó la era del petroleo: Nuestro futuro a la vista

Se acabó la era del petroleo: Nuestro futuro a la vista

Richard Masoner Cyclelicious

El petróleo se ha convertido en la mayor fuente de energía para la raza humana, en nuestro diario vivir son millones de vehículos, fabricas, aviones y otros centenares de millones de maquinas que necesitan de esta fuente energética para su funcionamiento.

De acuerdo a nuestro consumo actual de hidrocarburos, para el año 2040 habremos generado el CO2 estimado para el 2100 y tendrá repercusiones ambientales sobre el clima y nos afectará en nuestra salud y forma de vida. Este escenario catastrófico que parece extraído del apocalipsis bíblico no está lejos de alcanzar. Los productos que necesitamos, utilizamos y consumimos a diario en su mayoría, de alguna u otra manera, implican un gasto energético o utiliza algún derivado del petróleo como fertilizantes, empaques,  transporte, productos o materias procesadas.

Según el  informe del año 2014 de la British Petroleum, una de las la compañías de producción de Petróleo más grande del planeta, se evidencia claramente la disminución en la producción de esta fuente de energía comparado con la creciente dependencia y consumo del mismo.

Nuestra dependencia actual de este recurso (no renovable) es innegable, como también lo es el evidente daño ambiental que se desata desde su extracción y el consumo de sus derivados. La falta del crudo y las implicaciones ambientales han puesto a organizaciones mundiales y a algunos países a re-pensar sus formas de generación energética y a cuestionarse la excesiva dependencia al petróleo.

El resultado de esta nueva forma de generación de energía amigable con el medio ambiente presenta grandes avances y en otros casos, modelos exitosos que parecen una película futurista, tal es el caso del primer avión impulsado por energía solar, extensos cultivos de orgánicos y granjas para alimentar ciudades enteras, autos eléctricos entre otros ejemplos; que personalmente han hecho que me quede extasiado de la emoción.

Japón disminuyo su consumo de petróleo notablemente en comparación con años anteriores y Estados Unidos en la actualidad está realizando grandes inversiones en el diseño, implementación y masificación de fuentes de energía alternativas como la eólica y la solar, de hecho, en estos países ya es cotidiano observar semáforos, canastas de residuos sólidos y cámaras de vigilancia alimentadas por paneles solares. En la actualidad muchos países europeos y de América latina también trabajan en la transformación de sus fuentes de energía tradicionales hacia fuentes de energía renovables.

En Colombia ya hay ejemplos de ciudades que se están transformando, tal es el caso de Medellín donde el alumbrado decembrino fue alimentado en su totalidad por energía solar. En la alta guajira ya se ponen en marcha el aprovechamiento del viento con molinos eólicos y en Cali, próximamente la Universidad Autónoma de Occidente inaugurará la primera plata de energía solar de esta región con la cual suplirá parte de su consumo energético.

¡Este es el nuevo mundo, nuevas formas de pensar y avanzar en nuestra civilización!

@JmDiazhoyos

Comments

comments