Ser homosexual no es de maricones

Ser homosexual no es de maricones

Foto: eldeforma

Foto: eldeforma

Por Carlos Reyes
@ recarlos94

Maricón es ciertamente la última palabra que se pasa por mi mente a la hora de describir a un hombre homosexual, y es que erróneamente por décadas éste término ha sido usado como uno de los principales adjetivos a la hora de tratar de degradar e insultar a muchos hombres que por su orientación sexual son objeto de múltiples insultos, convirtiéndose el término marica como el más erróneo e irreal de todos.

Principalmente y para no dar definiciones vagas del término en cuestión, sólo toma unos minutos buscar la palabra marica para encontrarnos la inmediata asociación de este término con los homosexuales.

Hasta el año pasado la RAE contaba en su edición con las palabras maricón y marica, ambas palabras incluían en su definición la homosexualidad, y no se necesita mucho para ver su mal uso textual y coloquial, porque si observamos, las personas tienden a usarlo no como una definición hacia un hombre afeminado, como inicialmente empezó, sino para describir a alguien temeroso, en algunos casos débil e incapaz de enfrentarse ante una situación que requiere valentía.

Basándome justamente en estos términos es que no entiendo por qué aún se sigue usando ésta palabra cuando se va a hablar de un homosexual, pareciera que aquella “minoría” como cualquier otra, lleva tatuada la palabra fortaleza en su piel (se les denomina minoría, porque no “representa a toda una sociedad”, sólo a una parte de ella), y no es fácil enfrentarse diariamente al rechazo, se requiere tanto de agallas como también una piel lo suficientemente fuerte para soportar el constante juzgamiento que muchos y muchas falsamente creen estar en derecho de hacer.

Marica o maricón es por esta y más razones quizá el término más errado para referirse a alguien que tiene los ojos de todo el mundo encima, sólo por tener los güevos de vivir como quiere vivir. Así que la próxima vez que piense en referirse a un homosexual como marica, piense cuál de los dos enfrenta más críticas, insultos y en los peores casos, amenazas en un solo día. En ese caso ¿quién es el marica, el que decide vivir con todo eso o él que ataca por temor a aquello que no entiende?

Comments

comments