Snatch: cerdos y diamantes

Snatch es de esas cintas que lo atrapan a uno. Guy Ritchie toma esta serie de historias y las cuenta simultáneamente con un estilo de cámara agresivo e hiperactivo: escenas superpuestas, cortes rápidos y mucho, mucho trabajo de edición. El resultado es de alto voltaje.

Snatch se aprovechó del éxito logrado por su director con su primera película: Lock, Stock And Two Smoking Guns. Guy Ritchie maneja el mismo estilo de dirección e incluso varios de los actores de Snatch trabajaron en Lock…. Eso genera una impresión de “deja vu” durante todo el film.

Es cierto que la gente suele comparar a esta cinta con Pulp Fiction. Y fue la misma Pulp Fiction la que generó un resurgimiento de ese género de cine criminal: esas cintas donde los buenos son malos y los malos son aun peores. Pero al ver Snatch es imposible quedarse sin una sonrisa de oreja a oreja. Es más, en Pulp Fiction los malos tienen carisma. Aquí son unos bastardos. Snatch es violenta (ojo: sin ser gráfica), pero divertida. Es confusa, pero todo tiene sentido pues todas las historias se interceptan (¡y de qué formas!). Eso sí, es simplemente impredecible.

SnatchY también debemos destacar las actuaciones. Tenemos entre otros a Benicio Del Toro (Traffic), Dennis Farina (Get Shorty) y Brad Pitt (Fight Club). El papel de Pitt es quizás el mejor de todos: cojan a Tyler Durden, alcoholícenlo, no lo bañen en varias semanas y no dejen que el resto de los personajes entienda qué es lo que dice. Si es posible véansela en inglés. Los personajes hablan con un acento inglés bastante forzado. Y el acento del gitano es simplemente indescifrable. Uno de verdad queda con la duda sobre qué fue lo que él dijo…

En la parte musical tenemos secuencias geniales como la persecución de la liebre (¡y de Tyrone!) con “Disco Science” de Mirwais, un incendio con “Angel” de Massive Attack o ese final con ‘sampleos’ de mi tema favorito de Oasis: “Fucking In The Bushes”. Estas secuencias tienen la cadencia adecuada.

Lástima que Ritchie perdió tanta fuerza en los últimos años. Sin embargo Snatch mostró que los ingleses no sólo cautivan taquilla con comedias románticas. Y también que es mejor desconfiar de cualquier persona que crie cerdos.

Comments

comments