Ya es hora de cambiar

Ya es hora de cambiar

Amigos, nos dejó el bus hace rato. Nos quedamos con la Cali de traquetos, mujeres, rumba y feria.

Este año hay elecciones para Gobernación, Asamblea, Alcaldía y Concejo. Cada vez se empieza a tocar el tema en todos los círculos sociales. Y entonces empiezan a salir un centenar de lamentos y argumentos sobre por quién votar. Que el ciego no hizo nada, que Aguablanca elige al Alcalde, que el Concejo es un robadero de plata, en fin. Luego pasamos a arreglar el país y finalizamos con la frase que no puede faltar: “es que se acabó el liderazgo vallecaucano”. Claro, y recordamos la Cali de los Juegos Panamericanos, la Cali de las filas para coger el bus y a las industrias que había en el Valle. Comentarios parecidos a los que hacen los narradores deportivos cuando recuerdan el aún no superado 5-0 frente a Argentina.

Amigos, nos dejó el bus hace rato. No pudimos con los traquetos, nos jodimos y nos quedamos con la Cali de mujeres, rumba y Feria. Esa es nuestra realidad y ¿qué vamos a hacer? ¿Será que se puede caer más bajo o ya tocamos fondo? Si bien es cierto que el símbolo del MIO es una posibilidad para comenzar desde cero, esto no va a mejorar si la gente que elegimos es de la misma clase que los cuatro alcaldes anteriores incluyendo a Apolinar Salcedo. Y ni hablar de las bellezas del Concejo de Cali.

Sí, todos sabemos quiénes son. Los traquetos, los ladrones, los políticos corruptos, los que desangran a EMCALI, EMSIRVA y a UNIVALLE. Los conocemos, vivimos con ellos en la misma ciudad, son nuestros amigos y familiares. Todos los días alimentamos ese sistema, ese ciclo que nos hunde cada vez más. Ellos siguen ahí porque nosotros [queremos] lo permitimos.

Entonces volviendo al cuento nos tocó pensar antes de votar, así tengamos comprado hasta el apellido el voto es secreto y tenemos que hacerlo por ideas, por instituciones, por gente decente, usando la cabeza. Cali no puede seguir siendo una vergüenza nacional, suavizada por Feria, silicona, negocios de lavado y dinero de traquetos. Ojalá que en esta ocasión no nos vuelva a quedar grande elegir. Ya es hora cambiar.

Comments

comments