Yo sí creo en Teletón

Yo sí creo en Teletón

TELETÓN COLOMBIA 2014

Por Hader López
@HaderLopezH

Leyendo la columna de Luis Gaviria sobre Teletón, sentí la necesidad de hablar sobre ciertas cosas que allí él plasma. Es importante aclarar que no soy voluntario de Teletón, ni tengo ningún tipo de vínculo con la fundación. Sólo fui un televidente más.

La columna toca puntos que llamarón mi atención. Uno de ellos es cuando dice que, se referían a las personas como discapacitados. Empecé a verlo desde el viernes en la noche y nunca escuché a ninguno de los presentadores o famosos de la farándula criolla referirse a los personajes de las historias como personas discapacitadas. En repetidas ocasiones sí escuché que fueron llamados personas en condición de movilidad reducida, que es el término que se debe usar. Sólo en algunos casos escuché la palabra discapacitado y fue de boca de algún familiar del personaje de la historia. No puedo afirmar que nunca lo dijo algún presentador o famoso, pero vi más de 20 horas de la transmisión y nunca lo escuché (sí, no tenía nada para hacer), posiblemente mientras no estuve frente al televisor fue dicho.

Ahora bien, estoy de acuerdo en que es obligación del Estado velar por el bienestar de estas personas y que nosotros como ciudadanos estamos también en la obligación de elegir buenos gobernantes. Pero, ¿nos vamos a quedar sentados esperando a que un buen político aparezca? En este país hay millones de personas en condición de movilidad reducida, viviendo en la pobreza, sin hogar, sin comida, sin salud y sin educación, y es obligación de la Nación suplir esas necesidades, ¡pero en este país eso no pasa! Entonces, ¿qué hay de malo en ayudar a aquellos a los que el Estado colombiano les da la espalda? ¿Qué hay de malo en ser un país solidario y brindar un poquito de lo que tenemos para que otro tenga una mejor calidad de vida? No sé ustedes, pero yo prefiero ayudar a esperar siglos a que llegue un buen gobernante y lo haga.

Otro punto que me tocó la fibra, fue cuando se mencionó a la “pornomiseria” como forma de llamar la atención y generar lástima. No sé si yo estaba drogado o en actitud positiva, pero cada historia que vi antes que generarme lástima por ellos, me generaba admiración y unas ganas inmensas de ser mejor persona, de trazarme más metas de las que tengo y cumplirlas. Toda historia contaba con su parte triste, pero el final estaba marcado por una enseñanza de superación y de buena actitud ante las adversidades. Lástima sentí por mí, por quejarme de cosas insignificantes cuando aquellos que han sufrido situaciones difíciles le ponen buena cara a la vida y salen adelante a pesar de los obstáculos.

Teletón tiene muchos contradictores, ―como todo lo que pasa en este país ―. Para todo hay indignados, pero yo sí creo en estas iniciativas. Yo sí creo que se puede hacer país ayudando, no esperando a que el Estado lo haga. Yo sí creo en la solidaridad de los colombianos por las buenas causas. Yo sí creo en que se hace más desde el actuar y no desde la crítica. Yo sí creo que las historia de superación deben ser llevadas a la televisión, para que todos los que estamos quejándonos por pequeñeces, aprendamos a ser mejores personas y agradecidos con la vida.

Comments

comments