Civil War: El enfrentamiento con la verdad

Civil War: El enfrentamiento con la verdad

civil war

No es una sorpresa: ‘Capitán América: Civil War‘ ha recaudado más de 940 millones de dólares a dos semanas de su estreno. La crítica la favorece y los fanáticos salen con una sonrisa de oreja a oreja. El tiempo de las dudas y los diálogos profundos han quedado atrás; es tiempo de abrir la boca y esperar que no entren las moscas.

El Capitán y su equipo siguen causando destrozos en su afán de capturar a los malos. El problema es que el gobierno, se pone quisquilloso, por los daños colaterales e inicia un proceso de supervisión a los Vengadores. Debido a lo anterior y con la aparición de un súper soldado zombie (amigo de la infancia de Roger), los Vengadores se dividen en dos bandos. En el uno tenemos al Capitán y en el otro a Iron Man. El problema de la ruptura se resuelve tras el descubrimiento de la manipulación de un villano (de lo más ramplón) y el enfrentamiento del enemigo común. Sin embargo, una revelación hará que Stark retome su característico narcisismo y todo vuelva al inicio.

Vamos al grano, el film de los hermanos Russo es entretenido. Te mantiene pendiente de la acción. La historia es tan sencilla que hasta los niños más pequeños la siguen. El tiempo de las grandes dudas ontológicas, del sentimiento de nihilismo moderno, las ideas de transformación de la realidad social o las desentonadas manifestaciones de rechazo colectivo al estatus quo quedan atrás. No hay más tiempo, no hay necesidad: el Capitán se enfrasca a los golpes con Iron Man… pero lo hace por la verdad. La suya. O la de él.

En los personajes principales los roles desaparecen, se acomodan, se distorsionan. El que era el señor de la ley se tuerce, se corrompe, ayuda al supuesto criminal. Por otro lado, el hombre de las excentricidades, del desparpajo, de la insolencia, se hace paladín de la ley. Y detrás de su transformación se encuentra el espectáculo de la verdad. ¿Quién la posee? ¿Cómo hacerla validad? ¿Imponerla a la fuerza? ¿Integrarla a una realidad de apariencias?

Bajo unas secuencias de acción intensas y bien logradas vemos la opción de juegos de información, de verdades a medias, de mentiras piadosas, de secretos que revelan grandes temores. La película demuestra la vitalidad de la amistad, del pacto silencioso que nos une como hermanos de sangre, a quienes han ganado nuestra confianza.

Me hubiera gustado que la picardía y suspicacia de Stark no se extinguiera. Siempre ha sido mi personaje predilecto. La nueva dosis de humor proviene de la nueva promesa de la franquicia Marvel; la apuesta por un joven Spider-Man, nos habla de una publicación masiva de nuevos films. Su actuación fue interesante en los pocos minutos que duró; igual que la dé Black Panther.

Vayan preparados para escuchar toser a los señores, gritar a los niños, a contagiarse de la risa y al fuerte olor a infarto cardiovascular. La invitación queda abierta para dos horas de diversión hollywoodense; lo que quiera que signifique eso.

 

Autor: Felipe Paris
Twitter: @felipe_paris
felipeparis

Comments

comments