DiCaprio: Un actor hecho a pulso.

DiCaprio: Un actor hecho a pulso.

Pocos actores logran consolidar un perfil sólido y versátil, a lo largo de su carrera en el séptimo arte. Las altas y bajas son comunes en esta carrera y los llamados a estar presentes en el selecto grupo de la excelencia logran la cúspide–generalmente– después de los cuarenta años. El de Leonardo es de esos casos atípicos, forjados a pulso desde muy temprana edad. Hoy, en su mejor momento artístico, a los 37 años, ha trabajado con los mejores directores de Hollywood y se perfila como toda una leyenda del universo cinematográfico.

De aquel joven que vimos aparecer en ’Titanic’ (1997) queda poco; aunque de sus inicios artísticos prefiere ser recordado por A quién ama Gilbert Grape (1993) un drama poco conocido en el que interpreta magistralmente a Arnie Grape, un joven con retraso mental que genera serios problemas a su familia, actuación que le mereció nominación al Oscar y al Globo de Oro como actor de reparto. Una auténtica joya.

De ahí en adelante vinieron triunfos comerciales absolutos: ‘Diario de un Rebelde’ (1995), ‘Romeo + Julieta’ (1996), El hombre de la máscara de hierro (1997), ‘La playa’ (2000) y ‘Atrápame si puedes’ (2002) dirigida por el mismísimo Steven Spielberg. Triunfos que consolidaron a DiCaprio como un intérprete fácilmente adaptable a todo tipo de tramas. Sus personificaciones hicieron eco y el mítico Martin Scorsese llamó a su puerta sin saber que se convertiría en –como él mismo lo ha llamado– su actor favorito.

De este encuentro de genios, surgieron ‘Pandillas de Nueva York’ (2002), ‘El aviador’ (2004) y ‘Los Infiltrados’ (2006), tres filmes alabados por la crítica y victoriosos en taquilla que resucitaron al Scorsese que todos conocimos en ‘Taxi Driver’ (1973) o ‘Buenos Muchachos’ (1990). En las tres películas vemos un DiCaprio heroico, firme y contundente, que le valieron el Globo de Oro al mejor actor y múltiples nominaciones al Oscar.

Sus últimos cinco años han sido ampliamente diversos y exigentes permitiéndonos verle como contrabandista de diamantes en Sierra Leona en ‘Diamante de Sangre’ (2006) y espía estadounidense en el medio oriente en ‘Red de mentiras’ (2008). Pero no conforme con eso aceptó interpretar un matrimonio fracasado junto a Kate Winslet en ‘Revolutionary Road’ (2008) repitiendo así la pareja que once años atrás deslumbraba al mundo con Titanic. Para el 2010 Scorsese reapareció con un thriller psicológico ’La Isla Siniestra’ (2010) en el que DiCaprio interpretaría un policía que investiga un centro psiquiátrico al interior de una Isla. En 2011 junto a Christopher Nolan conquistaron el mundo de los sueños con ‘El Origen’, ciencia ficción pura en la que Leonardo encarna extraordinariamente un experto en el arte de apropiarse de los secretos escondidos en el subconsciente de quien sueña.

El turno ahora es para Clint Eastwood quien vio en DiCaprio el actor perfecto para personificar a J. Edgar Hoover, el controvertido primer director del F.B.I. que se mantuvo en el cargo por 48 años, sobreviviendo a siete presidentes diferentes. Todo un reto, si se tiene en cuenta que la película cuenta con una escena homosexual en la que Leonardo enaltece el profesionalismo con que se asume la carrera de la actuación. ’J. Edgar’ (2012) llegó a las salas para recordarnos que estamos frente a una rutilante estrella en el firmamento de la cinematografía mundial.

Comments

comments